sábado, 28 de febrero de 2015

UN EDIFICIO SOBR EL MAR de MANUEL SABORIDO



UN EDIFICIO SOBR EL MAR de MANUEL SABORIDO
Edita:  EDITORIAL DALYA, SAN FERNANDO, 2014










  Manuel Saborido (Jerez de la Frontera, 1961) .  Ha publicado tres libros: Confesiones desde el laberinto, Voces de arena y La luz que me ocupa,  . Antiguo miembro de la Asociación de Escritores Noveles (AEN), colaboró en las revistas virtuales El Síndrome felino y   El Quicio. Es miembro, socio, fundador y colaborador de la revista literaria Ámbito,   y miembro de la Asociación Cultural Espejo, de Alicante. Fue finalista del premio Bruno Alzola 2008, especializado en sonetos y también fue finalista en el VI certamen poético Luna azul, de Zaragoza. En 2014 fue ganador del I Premio de Poesía Zahara de los Atunes. Ha publicado en diferentes antologías poéticas. En 2.011 fue invitado a intervenir en las II Jornadas Mistralianas en Vicuña ( Chile )


De Manuel Saborido dice Dolors Alberola en el prólogo de Un edificio sobre el mar: “Manuel Saborido es un poeta puro, un serio caballero exhibidor, un suicida, en esta sociedad que habitamos sin que, apenas, nos habite. Cada día más alta, su palabra nos provoca escalofríos al ponerla ante los ojos y dejar que, ellos mismos, se van atrapando con su luz.” 


En este libro Un edificio sobre el mar, se maclan el mar y el amor, dos intensas inmensidades, dos mágicas profundidades, en las que el poeta  se sumerge no solo en su descubrimiento sino en la asimilación de sus hondos misterios Consta el poemario de tres partes, un proemio y un epílogo. Las tres partes son: Sumario de construcción, Geometría de amor y  Edificio obre el mar..   En el poema que abre el libro, sin título, el poeta hace su primera declaración de amor: “Si mi corazón fuera verso vivo,/ si fuese tan capaz como lo son mis sueños, / cuántas vidas de mares te daría,..”  Voluntad de ofrenda que se hace tangible en la primera parte Sumario de construcción, en la que el descubrimiento del amor es elocuente: “Te amé y me condené a tus cuerdas verdes/ de sal y de indolencia,/…”, y en la que dice a la amada: “Ven conmigo a la playa del poema escondido/…”, “..Sé la vid que me anega y mójate en mis labios/…”. En la segunda parte  Geometría de amor, elabora una teoría posteuclidiana del espacio, armónicamente definido en la topografía del amor: “Construimos cada forma en la pausa melódica/ que entretejían nuestros besos,/ ../ Tú y yo construimos los ángulos de la tierra/…”  , teoría de una definitiva arquitectura: “ Y me construyes infinitamente./ Con tus labios me tallas,/…”  para concluir: “Así me tienes hoy, poliedro de tus sumas, /un juglar de sonetos que navega/ en las estelas de tus construcciones./…”  . En la tercera parte, Edificio obre el mar, se manifiesta la realidad del amor: “ No existe dualidad en la piel de tu esfinge,/…” edificio erigido : “Así se alza el dibujo sobre el mar/ con perfiles abstractos, colores majestuosos/ y cielos convergentes/…”. En el Epílogo dice el amante: “Permanecer en ti,/ cuando los símbolos perezcan/…”, en una trascendente oración en la que es patente la petición de perpetuar este edificio construido sobre la adversidad del mundo, con la palabra , única piedra angular.


En este libro, el poeta nos muestra su madurez revestida del mágico ropaje de la metáfora, en tan bellas  imágenes, con un rico vocabulario, que convierten en plástica absoluta estos versos.

F.Basallote

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada