jueves, 18 de septiembre de 2014

NUEVA POESIA CANARIA. PAULA FUENTES SOTO, LAS ESTACIONES DEL ALMA



LAS ESTACIONES DEL ALMA DE PAULA FUENTES
UNO EDITORIAL, 2014














Paula Fuentes (Las Palmas de Gran Canaria, 1978). Como las nuevas generaciones comienza su actividad creativa en el ciberespacio. Abre su blog en el año 2012 después de tener muy buena acogida en Twitter, donde en la actualidad cuenta con 35.000 seguidores. Ella se mantenía a la sombra, hasta hoy, con amplia presencia creativa en las redes. Actualmente, realiza diversos recitales y prepara su segundo poemario. Ahora nos descubre su capacidad creativa y emocional con su ópera prima, Las estaciones del alma, que nos muestra un mundo interior desbordante, con una riqueza de emociones y sentimientos que  transmite con una maestría extraordinaria que demuestra una  gran madurez poética .

 
La autora define su obra: ““Las estaciones del alma” es una recopilación de poemas escritos durante tal vez los años más intensos de mi vida, donde escribir fue lo que me mantuvo a flote. Soy una persona que vive de forma muy intensa y con muchos cambios de estado de ánimo, casi como si yo misma fuera un continuo cambio de estación. Por ese motivo quise que ese fuera la idea que le diera sentido al libro.”


El poeta tinerfeño Coriolano González dice de esta obra: “Paula Fuentes se despoja metódicamente de todas sus pieles. A veces de forma íntima, otras descaradamente, en el balcón del verso cauteriza todo lo superfluo que la envuelve para mostrarnos la esencia de su rostro, o de sus rostros. Múltiple, poliédrica, caleidoscópica, su yo y sus yos hacen acto de presencia  y enseñan la belleza de su desnudez…”


Si para Vicente Aleixandre la poesía  “Es un conocimiento implacable”, la indagación personal de Paula Fuentes es una implacable aproximación a la realidad de la vida, a la emocionante experiencia personal de vivirla intensamente y con ella la penetración en el conocimiento personal de los sentimientos, con la capacidad desgarradora de sentir y al mismo tiempo –y esto es su virtud- de transmitirlo, ya sabemos que no hay poesía si el lector no es capaz de vibrar con la palabra transmitida.  


Memoria, tiempo, amor, desamor, ausencia, presencia encendida, vida en suma, se deshacen en poemas donde las palabras construyen un mundo que sucede vertiginosamente en la intensidad del sentimiento: “Recuerdo como intentaba/ ahuyentar el frío/ con la boca llena de viento/ dejándome helados / todos los besos/ que había ido recolectando/ en las esquinas de cada noche…”  . Las cuentas con el ayer: “Bastaron cinco minutos/ para convertir el hoy/ en un oscuro pasado/…”  o el desabrido tacto de la ausencia: “Aún cerca/ palpando el espacio/ con mis manos/ en el mar de tu ausencia/….”, y el fuego perpetuo del amor: “Hoy las palabras cabalgan torpes en los labios,/ danzan libes de pudor/ tropezando unas con otras bajo la lengua,/ y bajan la manta para encendernos los sueños.”, “Te quiero marea salvaje penetrando en cada uno de mis pliegues, empujando mi cuerpo contra la arena y forzando mi deseo con tus olas/ A embestidas quiero tus caricias, mientras azotas mi calma, tatuando cada estrella en mi cielo/...”.



Un poemario profundamente intenso, lleno a veces de dulce ternura y otras desgarradoramente duros, aunque escritos con el corazón, es decir con esa sincera transparencia que se clarea en el ritmo y en la caricia de su viento…Un poemario que preconiza un futuro de riqueza creativa para enriquecimiento de la ya por si exuberante nueva poesía canaria.

F.Basallote

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada