lunes, 7 de julio de 2014

ARTÍCULOS. UNA POESÍA COMPROMETIDA



UNA POESÍA COMPROMETIDA














No hay poeta  auténtico que no esté comprometido con su tiempo, ya dijo Mario Benedetti que “El verdadero artista es siempre comprometido...” así lo está nuestra historia rebosante de poetas comprometidos y, en general, todos los pueblos que han experimentado en su carne la represión y el desgarro y, numerosos los que sienten la agresión al hombre como propia. La problemática del mundo actual, es motivo  en toda su crudeza las relaciones entre   identidad política y  democracia a nivel global, y a nivel español incidiendo  en la fenomenología de la crisis y sus trágicas  consecuencias con la secuela de paro, recortes, degradación del bienestar y de las relaciones laborales, haciéndose voz de los lamentos de un pueblo engañado por una clase política mediocre y corrupta.. Poniendo de relieve el compromiso de la poesía con el lenguaje y la ética.




Vida y leyenda del jinete eléctrico  de Joaquín Pérez Azaústre  es un único poema en el que Redford, los personajes con fuerte impronta ética, política, que ha ido encarnando y él mismo es el motivo central del libro. El entorno de sus películas y la sociedad americana es fundamental en el libro:  “dónde estamos quién soy dicen que el virginiano…”, , “ faye dunaway clara qué casual tu violencia/ lenta y ensimismada si te apunto en el coche…”, “hoy ha muerto enmanuelle gloria a dios sylvia kristel…”, “ elia kazan vaalora ofertas laborales mientras bebe un negroni”. A veces introduce aspectos de la historia americana : “sulfatados serviles soy botones del metro delator de mccarthy” ,y de las relaciones internacionales: “ encantados de no contemplar el sputnik un idioma de pájaros agonizantes  lentos una chapa de Stalin…”      Aunque lo americano sea la columna vertebral del poemario, las referencias a España no escasean:  “…el proceso de burgos con cemento en las hojas…” acontecimientos más próximos como el pueblo indignado rodeando el Congreso:“patroclo sin jubón acampa ante el congreso” o  “ como va disentir   ninguna eternidad de su esquiva hipoteca/ vamos a rodear el congreso a vallarlo con la fiebre añadida/ sin sanidad ni estigmas que llevarse a los ojos…” o “mientras llega al bufete tu expediente el granito/ de una ejecución hipotecaria”, imágenes de la crisis: “…ahora sabes también los derechos son caros/ y la paz la pensión lujuriosa del pobre/sanidad la justicia un adiós verdadero y cierta educación/ privatizan…” de la situación que estamos viviendo: “ …porque  todo es el  canto del hachazo en la sien/ porque todo es poesía más allá del desgarro/ poesía social por fin líbrame del cronida/ que ha querido vestir su propia intimidad salivado reptil/  de una justicia blanca que se basta a sí misma que perdona sus deudas….”o “ qué ruindad de país una constitución/ miserable del día vamos a rescatar…”, “ libertad libertad/ quién nos robó las llaves de la casa de acuario…”



José Cabrera Martos , haciendo honor a su compromiso ´con el hombre actual  escribe “Goethica”, en el que al margen de otros componentes, es patente no sólo su solidaridad sino su vivencia poética con la tragedia histórica del pueblo palestino, otro de los factores dominantes en la desestabilización del mundo actual… En ella en su poema Ética de chistera hace alusión  a la foto de las Azores: “Triada de homo sapiens/ ¿sapiens? en las Azores. / La salvación de la tierra: / No viene el anticiclón, / sí buitres sobrevolando/ Babel por bajas presiones.”  La parte denominada Casida entre dos mares y un lago, está completamente dedicada a Palestina. En su primera escena, denominada así dice: “… Hoy es de plomo mi azul y mi esperanza carencia…”. En su segunda escena Jerusalén, irónicamente precedida por la cita bíblica del Éxodo: “Si escuchareis mi voz  y observareis mi pacto, seréis para mi entre los pueblos la porción escogida ya que mía es toda la tierra.”, hace referencias  a dos fechas fatídicas para el pueblo palestino, 1967 y 2006 “1967: Ved esta herida afilada de pánico verde y abierta… Treinta/ noviembres de oasis amurallados hacia el horizonte…/…/…y en 2006 en cinema vuelve la estrella de John Wayne, el cowboy mesiánico…”  cerrando el poema con: “Todo queda en silencio: Entra en escena Pilatos”, en clara alusión a la indiferencia del mundo occidental a la masacre. Lam escena tercera, Gaza, es quizás dentro de esta poesía acerada y lacerante, un islote de lirismo, cargado de cierta nostalgia:  “ …por este cielo, que un día fue azul o eternidad para ser hoy ortiga…”  y es un fuerte grito de dolor: “Cerca del mar, a mitad de un te quiero/ se nos escapa la vida, la erótica/ entrecelada, y ahora sólo desnuda,/ tu piel,/ cae declinada no en “amor amoris” sino por copos de fósforo blanco…” Su cuarta escena Check point en Ramallah, Gaza ¿O Berlín? es una continuación de la ignominia en la que toma como metáfora una imagen de niña de puntillas  con un haz de globos sobre el muro de Cisjordania: “Pero se encuentra quiëta, grisácea, únicamente lacada en el muro macizo…”



Alvea Isabel Alvea en "Hallarme yo en el mundo", se aproxima, dentro de su poesía de la cotidianidad a la cuestión social que se cierne sobre este país en particular y sobre Europa en general. En el centro del mundo la cotidianidad se hace patente,   entonces la cocina se convierte/ en un exótico país/…”. Pero hay una faceta en esta poética de lo cotidiano que es la visión desde esa localización central de la poeta de  aspectos de lo social, en algunos poemas, que llevan el sello del alegato ético. Así sucede en el poema “ La llamada”, en el que el actualísimo problema de los desahucios toma forma en la voz de la poeta: “ …Apenas puedo oír una voz débil y temblorosa/ preguntando por una subasta./ El banco –como ocurre desde la crisis-/ se ha quedado con la casa/…”, aunque es en el profundo poema “ Reforma laboral”, donde ahonda en la realidad cotidiana de este país nuestro constituyendo un manifiesto que debía estar escrito   en   la conciencia de todos los poderes de este país: “A las tres de la madrugada/se despierta el bebé como todos los días./Tiene hambre y ganas de jugar/acostumbrado a que sus padres lo entretengan/ a cualquier hora./No renovaron el contrato a la madre/por su avanzado embarazo./“El gobierno está tomando/las medidas oportunas y necesarias.”/A su padre lo despidieron/al no incorporarse de su baja/antes del tiempo prescrito por el médico,/como le sugería su jefe  /.(una gran imprudencia en tiempos de crisis)./“España va en buena dirección.”/Está abierto el coto de caza./Solo el bebé parece contento/y sonríe./   que su enorme y profundo alegato dice mucho del compromiso social de la Poesía, que en verdad debe hallarse en el mundo, como lo hace valientemente Ana Alvea.    Poesía comprometida, poesía de denuncia de lo cotidiano: “Cerca de mi, una joven rumana/ cruza triste el paso de cebra./Empuja un carro de supermercado/ como si arrastrara el peso de su vida./ En él se amontonan todas sus pertenencias./…”  


Poeta de la cotidianidad, Carmen Ramos en su libro “Las estrellas han hallado otra forma de morir” habla de la vida diaria con un tono de escepticismo: “Ya no existen los suburbios./ Todo el mundo está confinado/ en pantallas de 15 pulgadas./…”·   o  de melancólica tristeza:    Esta tarde ha llovido/ mientras se iban cumpliendo / sus últimas horas/ y yo camino hacia casa/ en esta ciudad/ como una piel/ donde anónimo  reside mi corazón,/…”   . Escepticismo y tristeza  que se convierten en  activismo crítico ante la situación social que vive este país, porque como dice ella misma: “Para mí – como poeta, como persona, como profesional – es muy difícil separar lo que está pasando en el exterior de lo que estoy haciendo en ese momento. Y por eso no puedo escribir manteniéndome en una posición “neutra”, no puedo aislarme de lo que pasa afuera, porque eso me alimenta y yo alimento con mi postura a esa situación. Esa es mi postura.” . Y ese activismo se manifiesta  clamorosamente en su poesía: “… ¿Por qué lo llaman crisis cuando/ quieren decir estafa?/ ¿Por qué lo llaman contrato cuando/ quieren decir explotación?/…/ ¿por qué lo llaman política cuando/ quieren decir mercado?/…”, y su voz convierte en crítica la fábula de la cigarra y la hormiga: “…Y si te dicen que fui generosa,/ mienten. Lo hice por interés/…/ Yo la miro desde mi mesa de raíces de caoba,/ como va de un lado para otro, sirviéndome./ Ella y todos los que llamaron a mi puerta./ Ahora trabajan para mi,/ 5 días a la semana,/ 8 horas al día,/ con contrato, vacaciones y lealtad./ …”  o se hace  crónica lacerante de la desesperación: “ Un suicidio a diario,/ como el grano de arena que cae,/ como la gota de agua/ que horada la  roca /…”.



©F.Basallote

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada