lunes, 5 de mayo de 2014

RESEÑAS I. POETAS ANDALUCES. PACO VÉLEZ. "AURA DE LUZ Y AGUA"




SOBRE “AURA DE LUZ Y DE AGUA” DE PACO VÉLEZ
Guadalturia. Sevilla, 2014
















En esta edición de Guadalturia nos presenta Paco Vélez una deliciosa e intensa  colección  de poemas dedicados al agua y a la luz o mejor dicho al “aura de luz y agua”, aura que  según una de  las acepciones más usuales de la Real Academia de la Lengua  es : . Hálito, aliento, soplo.”, que, pienso, es la que el poeta ha querido impregnar a este poemario distinto a otros suyos, dándonos su aliento poético en estos tiempos difíciles, aunque en algunos pasajes brille en su esplendor su personal , íntima y característica poética construida sobre poemas cortos, canciones, soleares y coplillas ,. Dijo Francisco Vélez en cierta  ocasión que  : “Mi poesía está formada por fragmentos y secuencias de lo vivido y sentido dentro de un espacio de continuidad donde ha ido evolucionando siempre sustentada por sus principios, la fuente que le dio la vida, el amor y la palabra junto a una solidaridad sincera…”. Y sin renunciar a sus parámetros, hay un aspecto formal que introduce una variante digna de tener en cuenta: su fina ironía sube de matiz y se acerca al escepticismo y en algunos momentos en el que se delata el cansancio en la lucha, una cierta amargura.

A modo de justificación, en el texto que abre el poemario titulado Manantial que no cesa dice lo siguiente de este libro:” “Aura de luz y agua” es una meditación sobre esta civilización cada día más embrutecida por su propia inconsciencia y codicia. El agua, fuente y razón de ser, nacimiento y vida. Mitos, leyendas palpitaciones de luces. Su frescor de cada día sufre maltrato y desatino.”, y aunque no necesita presentación en el poema El ser se define: “¿Mi identidad?, la de un creador/ que en el barro del arroyo nada/ carente de rencores y desatinos/ sin escrúpulo a mancharse el traje/ del diario vivir callejero. Es el camino,/modelador de versos, sencilla gloria./…”

Nacido a orillas del gran río de Andalucía, Paco Vélez, se ha ido antes que a ningún sitio a su propio corazón donde ha rebuscado:”Palpo, huelo el húmedo sentir/ nacido bajo la caricia del agua/ y eternidades con deseos/nadador de sueños entre sus aguas./…”, en cuyos arcanos la antigua sabiduría de una tierra se manifiesta con toda claridad  en el “Río grande del sur”.: “Aquí el Betis, navegar de mi niñez/ cuanta añoranza al verlo ahora correr/…” porque  el agua se va y con ella la dicha, quedando una enorme nostalgia, como a Almotamid. Y esa profunda nostalgia se hace hermosos poemas:  “¡Cómo añora mi memoria la lejana fuente!/ donde mi padre me llevaba caminando/ al paso que desgranaba historias cotidianas/ de esas que alivian al andar,/…”,  antiguas tradiciones que retornan en la memoria :   La lluvia deseada  que esperan los campos/  y los hombres que labran y siembran./ Sonará la campana de Santa Ana/ el más viejo heleno de la Roda Arriba/ será por clamor elegido mensajero/…”;el tiempo de la trilla y el agua apaciguadora:  “El botijo en la era su agua fresca sosiega/ el trillo trillando la parva que vuela…” o el yantar bajo el olivo : “…chispea buen rescoldo/se doran mil sardinas./ A migas y ajo huele/ el mosto corre, se miran/ hombres y mujeres./….” . Volviendo dulcemente en este retorno de la memoria las palabras de amor: “Siempre sobre el peso de los días/ flotará la embriaguez de tu sonrisa/ esa mirada de ondulada ternura,…”porque “ Mientras alumbra esa luz/ que emana tu azul mirar,/ vivo momentos de calma/…”  



Volvemos a encontrar  en este libro al poeta andalusí que es Paco Vélez  con sus “Coplillas del camino”: “Siento tu voz y me suena/Como el cántaro en la fuente, en la fuente de mis venas.” , o en el hondo lirismo de “Cristal y gotas de agua”:  “Como una gota de agua/ mi corazón se desliza/ por el cristal de tu alma./ Y si el cristal se rompiera/ yo te buscaría en el río/ corriendo por la ribera/…” que a veces se le torna deseo juvenil en “A ti agua: te debo”: “ Y quisiera ser capitán de un barquito velero/ y llevar de timonero con olas de acordeones,/ este amor de azul…”, intentando siempre en este lirismo  ir : “Remando  por la ribera,/ buscando un rinconcito/ donde la copla no muera/….”, como dice en “Remar por la vida”.


Hay, como hemos dicho, un nuevo parámetro en este poemario, que sin  ser  el bucólico  lirismo en la añoranza de su Itálica o aquella elegía al mirlo en su anterior libro “Poesía Unida” : “El mirlo cada mañana/ y tu sonrisa del alba/ son las ganas de existir/que aspiro cada mañana….”, llega impregnado de amor a la vida  aunque profundamente dolorido por la acción del hombre, como en “Arroyos de tristeza”  : “Arroyos nutridos de inmundicia lloran/ añorando la corriente límpida de antaño.”; o “Ventana al Mediterráneo”: Dejé mi ventana abierta/ y entró el Mediterráneo/ el de la belleza ajada/ y sus aguas enturbiadas./…” y sobre todo el intenso y descarnado poema “Esperando el regreso del mar/En memoria del Mar Aral”:  “La arrugas de su rostro suman los años/ que llevan esperando el regreso de su mar,/ un mundo triste, desterrado por la demencia del lucro./ Solidarias, arrugas fieles cuelgan de las quillas/ de barcas, despintados tatuajes de ninfas junto a las / viejas redes…”



El “Epílogo” es totalmente esclarecedor : “Si Dios fuera justo, decidido, provocaría de nuevo un bíblico Diluvio Universal …Mas antes de abrir los grifos del cielo a los torrentes benignos del agua, ordenaría la construcción de una enorme arca que bien podría bautizar con el nombre de Arca de la Justicia Divina …a fin de guarecer en ella  una selección de los seres humillados, explotados y ofendidos….”  , deseo en el que se manifiesta esclarecedoramente su afán de justicia social, deseo que se ve afianzado con el ruego final: “ ¡Oh Dios todopoderoso no encargues el arca a quienes atesoran Don dinero!”


Un libro en el que Francisco Vélez se nos muestra como es: un poeta andalusí hasta la médula , a quien los versos se les hacen soleares y coplas, un poeta profundamente arraigado a su tierra que encuentra en la memoria el asidero para verse a sí mismo, en el espejo más exacto, en su más justa medida, y un poeta de profunda raigambre social, que busca en el agua y la luz la metáfora de este mundo caduco, en su contaminación por la estulticia humana el símil con la corrupta política, que él, viejo luchador soñó siempre tan prístina y destellante como el agua de la fuente más pura.



F.Basallote



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada