viernes, 18 de abril de 2014

F.BASALLOTE. VIA CRUCIS EN HOMENAJE A "QUINTA PALABRA" DE JULIO MARISCAL













VÍA CRUCIS
  
Memoria de  Quinta Palabra de Julio Mariscal










I  ESTACIÓN
Esta espina, Dios mío...Estas espinas...
Julio Mariscal

Ved aquí al hombre;
en el escarnio
de su existir
se escribió la sentencia:
amor y muerte
es su condena.






II ESTACIÓN
Treinta años puliéndose el madero
para tres horas lentas de agonía.
Julio Mariscal

Es tu destino:colocan sobre ti
el útil del oprobio
y te hacen caminar
atado a su peso como el amante
que bebe en sus abrazos
el vino de su muerte. 







III  ESTACIÓN
Se le quebró la luz del otro lado.
Julio Mariscal

La carga del amor
es tan equívoca
como esa cruz
que te hace caer
por vez primera.







IV  ESTACIÓN
..y esa mujer que llora y engalana
de lirio el cardo de tu profecía.
Julio Mariscal

 Mujer ceñida
al amor, por él
 al sufrimiento
 te enfrentas cara a cara.






V ESTACIÓN
Desde su amanecer ya era mi mano
justa para abrazar este madero.
Julio Mariscal


Sé para mí
cirineo nuevamente.

En tus abrazos la pasión.

Supla tu celo
mi débil maña.



VI ESTACIÓN
Mujer, para tu lienzo, ¿qué azucena
te dio norma y espejo de blancura?
Julio Mariscal


 Espejo de mi rostro
es tu mirada
y su simetría
el dolor que en el lienzo imprime.

Amor, tu estela
siempre en dolor se graba.








VII ESTACIÓN
Para  que Tu cayeras, Hombre, para
que caigas otra y otra vez...
Julio Mariscal


De nuevo el dorso
de lirios florecidos,
como una caña quiebra
 y hunde su raíz
en la desesperanza.

¡ Quiebra el amor
tan fácilmente !






VIII  ESTACIÓN
Hombre de carne y hueso para el frío...
Julio Mariscal


Siega el siroco
con lengua de serpiente
los gritos de las hijas
de la ciudad.

“No lloréis por mí, hacedlo
por vuestros hijos.”




IX  ESTACIÓN
Arcilla de una vez para la planta...
Julio Mariscal

Se quebró el tallo
por vez tercera ,
enjambres de aguijones
nublan la tarde,
mientras un manantial oculto besa
dulcemente la arcilla.







X  ESTACIÓN
Tu carne al filo de la profecía...
Julio Mariscal

Me han desnudado
y sortean mis vestidos.

Rosas de carmín y lirios morados
visten la túnica de mi piel.

Todo se ha dispuesto
 como rito de desamor.






XI ESTACIÓN
...Remachado
a salivazo limpio..
Julio Mariscal


Como alacranes en mis manos
vacían la luz de mis venas,
una serpiente de negrura
mis pies devora,
garfios de fuego
queman mi carne.

¡Oh muerte tan cercana.!






XII ESTACIÓN

Pero queda una lanza y un rugido.
Julio Mariscal


La sed es como un tigre
que asola tus entrañas.

El viento busca la vida en tu frente;
mas gira vacío sin norte.

La lanza extrae agua y sangre
en constancia del fin.

Todo ha muerto.

Como el  amor,
tras los días felices
de su espejismo.





XIII  ESTACIÓN
Muerta ya con su muerte, acorralada.
Julio Mariscal

Cuerpo de cera
en el regazo de la madre,
a él vuelve como triunfo de la nada,
cuerpo sin vida,
oscura cárcava de amor.






XIV ESTACIÓN
“la tierra es osamenta, cardo y frío”
Julio Mariscal


Todo  acabó.

Entre la piedra
 y la sombra, la nada,
silencio de ceniza
e irrevocable soledad.

Todo   acabó.

Piedra, sombra, silencio..
la muerte sola e inevitable



F.Basallote


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada