viernes, 1 de noviembre de 2013

RESEÑAS DE POETAS SEVILLANOS.JUAN MARTÍNEZ IGLESIAS- ABOROJUAN.



POESIA SEVILLANA
 







 
 
 “ESFERA DE CUATRO ARISTAS”  de JUAN MARTÍNEZ IGLESIAS - ABOROJUAN
Ediciones En Huida. Sevilla. 20113

Juan Martínez Iglesias – Aborojuan, ( Sevilla,1956).Licenciado en Ciencias Exactas, Ferroviario, perteneciente a  la histórica Institución Literaria “Noches del Baratillo”  de Sevilla, en la que realiza una gran labor en el mundo de la poesía, con una activa participación en numerosos eventos y llevando por medio de la red, su rico mundo creativo a todo el mundo, en un formato en el que combina con verdadero acierto imagen y poesía.  Es  miembro activo de la Escuela de música Tierrapercusión; afición que compatibiliza con la poesía Una clara intuición  por la rima y posiblemente la influencia de su formación matemática y musical, lo llevan a profundizar en las estrofas más clásicas de la expresión escrita de la poesía: romance, copla, seguidilla, soleá, décima, soneto, etc., etc., para una vez establecido en ellos, dar el salto y zambullirse de pleno derecho en el inagotable mundo del verso libre.


De tan honda formación poética surge hoy este libro: Esfera de cuatro aristas, que él mismo define: “Esfera de cuatro aristas, mi primera publicación, nace con la aspiración de ser una pequeña ofrenda a Ella, a la Naturaleza, como expresión de mi sentimiento de gratitud, respeto e integración en la misma.
Obligado tributo a esta esfera -La Tierra- que siendo como es, origen y soporte de nuestro mundo, planeta y madre, las absurdas ambiciones de los poderes económicos  -que anteponen el peso de la moneda al de la armoniosa ecología- la tienen hoy en día tan  perjudicialmente deteriorada.”


Y como ella es un poemario redondo    , unitario, cerrado, en una palabra, completo. Una poética visión de los cuatro elementos que se hacen presentes en el desarrollo de una poesía naturalista, como testimonio de una experiencia emocionada que se transmite acertadamente:
 
 Incinerada la verdad/ solo se salvó la fe en la palabra." dirá del fuego, o mejor dicho a una versión de él, porque de otra lo dirá de otra forma: "...con su largo tacón y medias negras/ ennoblece los gemidos del amor./...", y cantará a la llama : “ Regia y libertaria/ agita sus confines ambarinos/ en ascendente baile…” y al viejo rito ancestral , conservado en las tradiciones solsticiales: “ Danzan sin cuerpo/ salpicadas de hechizos/ en las noches más cortas.

Del agua: " ...en su trote sonoro..." , "...como escurridiza libertad...", concepto que se repite, como incidiendo en la concepción moral del poeta , "...la libertad es el mar", y en su acendrado concepto de lo social, dirá a propósito del estuario:  “Nebulosas de sal y gotas dulces/ donde el más fuerte/ -como los peces- / se traga al debil.”  


Concepción ética del mundo que en la Tierra, y en el poema dedicado a su diosa dice: " El agua la hizo barro./ A sus pies /crece la espiga/ para matar el hambre." enseñándonos aquí el afán no sólo de libertad sino de justicia que late en su universo poético. Y asimismo la profundidad de dicho universo, vestido aquí de Machado: “ …Nuevamente la huella, / nuevamente el sendero./ Sigamos


Al tratar el Aire nos recuerda "...la enorme voz chillona/ del vendaval."; pero también se detiene  “ en el cimbreo del mimbral./ Un racimo de juncos bailarines / juegan a sorprender/ con sus sombras inquietas…”, o en la observación y meditación,  sobre las hojas secas arrastradas por el viento: “ El niño/…/ las persigue en su trote/ para oírlas crujir./ Algún día,/ Él  también será otoño.”


Universo poético,  trasuntando metapoéticamente una filosofía que en cierto modo pone estos cuatro elementos a disposición del hombre, al fin y al cabo piedra angular del poemario, no solo centro del mundo, sino objeto social del mismo, concepto muy presente en el ideario del poeta.


Aunque es una tardía opera prima,  es sin embargo una obra de madurez que no ha surgido de  absurdas premuras,  es fruto de una etapa que en su larga experiencia poética  nos tiene demostrado su exquisito dominio de la métrica , especialmente de la difícil estrofa del soneto o de la musical décima, amén de otras artes menores que domina con una suelta habilidad no siendo ajeno a esa llamada que el haiku hace a los poetas sensibles con la naturaleza y cuya acertada ejecución nos demuestra casi todos los días  en una constante presencia en los medios donde tiene un lugar destacado su buen hacer poético.


El dominio del soneto nos muestra ejemplares extraordinarios, especialmente el construido con unos magistrales alejandrinos:



SUSURROS (x)

Despiertas los aromas del seno de las flores
das cuerpo a los suspiros a la luz del ocaso
la brisa mañanera te adora en tu parnaso
tan útil como el llanto que apaga los dolores.

Laúdes perezosos exhalan tus valores
los vientres de las flautas se excitan a tu paso
melosas sinfonías rebosan de tu vaso
al brindis generoso de tus suaves licores.

Disfrazado de pájaro sobre enérgica rama
a tu grupa cabalga asombrado el latido.
Intangibles y nómadas son tu alcoba y tu cama.

En tus brazos dormitan el recuerdo, el olvido.
Tu existencia a los fuegos le revive la llama.
Cuando asoma la pena,  tú eres el quejido.


Un libro, como digo al principio, redondo, circular, definitorio de una poética al servicio de unas concepciones en las que la ética y el compromiso, el hombre y la Naturaleza son las otras cuatro aristas de esta singular esfera.


 F..Basallote.

Publicado en Papel-Literario 28/10/2013



4 comentarios:

  1. Un placer leer todo cuanto ha escrito sobre mi estimado amigo Aborojuan, es un gran poeta que merece todos los honores, Mi enhorabuena Bashir.
    http://esperanzasandoval.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias a ti y enhorabuena por tener un amigo poeta de la talla de Aborojuan .

    ResponderEliminar