domingo, 6 de octubre de 2013

POETAS ANDALUCES EN LA MEMORIA.RICARDO MOLINA





POETAS ANDALUCES EN LA MEMORIA











RICARDO MOLINA


Puente Genil, 28 de diciembre de 1917 - Córdoba, 23 de enero de 1968), poeta, flamencólogo y académico numerario de la Real Academia de Córdoba.

 . Cursó estudios universitarios en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Sevilla, que debió interrumpir a causa de la guerra civil española. Muy joven le atrae la tertulia de la casa del profesor Carlos López de Rozas donde se encuentra con Pablo García Baena. Se licencia en Historia por la Universidad de Sevilla en 1941 y comienza a impartir la enseñanza en las academias cordobesas Hispana y Espinar. De su amistad con el poeta Pablo García Baena nacería la idea de la creación de la importante revista Cántico dentro del grupo donde se había integrado ya Juan Bernier.
Ricardo, con su gran personalidad, pronto se convertiría en el alma de la revista cuyo primer número apareció en octubre de 1947. Ya en 1945 había aparecido su primera obra poética El río de los ángeles en la revista Fantasía, tres poemas en la colección "Norte" de San Sebastián y su importante libro Elegías de Sandua en la colección Adonais.
Corimbo fue premiado con el prestigioso Adonais en 1949. Conoció después al cantaor Antonio Mairena y juntos emprenden la gesta del Primer Concurso Nacional de Cante Jondo en Córdoba el año 1956. Esta amistad le llevó a investigar en el campo del flamenco siendo alma del concurso y autor de importantes libros sobre esta manifestación andaluza. De su gran talento fueron saliendo Mundo y formas del cante flamenco en colaboración con Mairena en 1963 en la Revista de Occidente y Misterios del arte flamenco en 1967.
Siempre vivió en Córdoba entre la enseñanza, la creación literaria y el afán de indagación en los cantes de la tierra. Mantuvo durante años su colaboración en el diario local firmando con el seudónimo de Eugenio Solís. Su obra se caracteriza por una fuerte interiorización de la naturaleza, un innegable sensualismo vital y el arraigado amor a su tierra. Profesa una gran respeto por la palabra y por la estructura bien cincelada de sus poemas. Guillermo  Glosario andaluz, Tierra y espíritu y Función social de la poesía son obras importantes en su quehacer último.



Elegía VII

En Sandua aúlla el viento por los viejos tejados
por los muros ruinosos y la negra veleta.
El avellano esfuma su contorno en la niebla
y el torrente ensordece los valles desolados.

Los nogales sacuden sus mil hojas de agua
anunciando el otoño en los campos aún verdes.
Las nubes se derrumban como un trono solemne
sobre la silenciosa calma de las montañas.

Los violentos despojos de la oscura tormenta
en las aguas salvajes se destiñen y flotan.
En los rosales queda todavía una rosa
y al aspirarla mi alma se inunda de tristeza.

Y no sé si esa rosa solitaria y tardía
es acaso la pena que quedó aquí una tarde
y que luego en silencio dio un aroma suave
y ahora me pone triste después de tantos días.

No lo sé... Sin embargo, me detengo en la puerta
de la casa en ruinas perdida entre los montes
y la sombra angustiosa de los próximos bosques
cae sobre mi vida cada vez más espesa.

He cruzado el umbral... La soledad recorre
el patio oscurecido con sus plantas de musgo:
El suelo está mojado. Los muros están húmedos.
En las ventanas fulge un instante la tarde.

Oh abrir esa ventana al viento y a la lluvia,
a los fuegos del cielo y a las hojas marchitas
y sentir al pasar las largas galerías
seguirme mis pisadas pavorosas y oscuras.

Oh llegar al lejano dormitorio que abre
al campo dos balcones con cortinas de nubes
y besar en la sombra los recuerdos más dulces,
los recuerdos aquellos que no sospecha nadie.

Oh Sandua en ruinas al borde del torrente
que en los avellanares se despeña estruendoso
¿qué busca en tus tejados y en tu veleta el viento?
¿por qué la lluvia azota tus rotas cristaleras
y se sienta en tus bancos, fatigado, el otoño?

Oh Sandua de muros negros y amarillentos
que un solo rosal tienes y una rosa tan solo
¿por qué mi corazón lo mismo que un arroyo
quiere besar tus pobres paredes derruidas
como cuando la Sierra se desborda en otoño?

Oh Sandua a la sombra del nogal milenario
que da calma y frescura por las tardes al pozo
¿por qué está siempre el cielo nublado sobre ti?
¿por qué la soledad pasea por tu patio
y en tu torre suspira desolado el otoño?

¿Qué frases de otro tiempo se extinguen en tus salas,
qué recuerdos pesados y dulces como lágrimas,
qué dicha temblorosa, qué apagados sollozos,
qué risas como flores en los labios cansados,
qué esperanza amarilla como un cielo de otoño?

Oh Sandua que mueres un poco cada día,
conserva tus fantasmas: yo no he de despertarlos.
Conserva ese misterio que alienta en tus ruinas
que no he de profanar tampoco tu misterio
ni turbar tu silencio con mi melancolía.

No he de abrir a la vida tus ventanas cerradas,
no he de evocar tu historia junto a la chimenea
y no he de recorrer tus largas galerías,
pues algo que se siente y que nunca se explica
me detiene en el patio igual que en una tumba.

Y cuando vuelvo a Córdoba, que brilla en la llanura
entre los encinares, al fin de la cañada,
me digo que la vida es tan indiferente
como el valle desierto donde mueres, oh Sandua,
y me digo también que en un valle tan dulce
y sombrío, mi vida sería semejante
a tus grises ruinas ahogadas por las nubes.

Y al volver la cabeza para ver por vez última
tu torreón lejano bañado por la luna
me parece que mi alma es ese triste arcángel
que gira en la veleta al impulso del viento,
y mi vida una casa que ya no habita nadie
que invaden las malezas y las brumas de otoño,
una casa en ruinas perdida entre los montes,
olvidada en un valle salvaje y melancólico...


RICARDO MOLINA
De ELEGÍAS DE SANDUA

 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada