domingo, 18 de agosto de 2013

SOBRE EL HAIKU. 1. INTRODUCCIÓN



 SOBRE EL HAIKU






  

1.- INTRODUCCIÓN


El haiku es un poema de origen japonés, singularmente breve (tres versos de 5-7-5 sílabas, por lo general), nacido al cobrar importancia la estrofa introductoria de un poema más largo, el tanka, que se improvisaba entre varios poetas.
En realidad el término haiku es relativamente reciente, el primer poeta en emplearlo fue Shiki en el siglo XIX. El haiku proviene de una evolución de unas canciones cortas denominas tankas.

Las tankas eran unas composiciones formadas por tres versos (de 5-7-5 sílabas), seguidas de dos versos (de 7-7 sílabas). La evolución hacia el haiku tiene lugar en la paulatina separación que se va produciendo entre la primera estrofa (llamada hokku) del resto del poema.
No obstante, hay un estado intermedio, y es que con el paso del tiempo el hokku se asoció a un estilo de composición poética tradicional llamada renga donde ren significaba “ligar una secuencia” y ga, quería decir, poema, de esta manera nacieron una serie de canciones o poemas encadenados (un género que hizo de eslabón entre las tanka y el haiku, en el siglo XII).

De esta manera, el renga consistía en una cadena de tankas compuestas por varios poetas en un ambiente festivo y de relajación. No obstante el hokku fue alcanzando cada vez más importancia hasta que terminó por independizarse por completo del resto de la composición, a su vez también dejó atrás ese tono ligero, festivo o trivial, que lo caracterizaba, para llenarse de trascendencia, eternidad y espiritualidad.





El haiku aspira a captar el momento, el aquí y ahora, de una forma tan radical que los límites entre el observador y lo observado, el sujeto y el objeto se disuelvan, para procurar, en sus mejores manifestaciones, una experiencia mística de no dualidad, de totalidad.

El poeta, en el momento de la creación del haiku, se identifica con la naturaleza en su labor creadora, pero esta identificación no le encumbra, sino que le sumerge en la sensación captada, en la absoluta complejidad de la total presencia y captación del momento





Al escritor de haiku no le importa la belleza, al menos como es concebida en Occidente, de forma restrictiva y selectiva. El poeta abre los ojos y cuenta lo que ve, sin excluir nada. Bashô dice: "Haiku es simplemente lo que está ocurriendo en este sitio, en este momento".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada