martes, 11 de junio de 2013

RESEÑAS IV - NUEVA POESÍA SEVILLANA. Martín Lucía, "AQTC"



RESEÑAS DE OBRAS
DE NUEVOS POETAS SEVILLANOS

AQTC de Martín Lucía














AQTC de Martín Lucía
Ediciones En Huida. Sevilla,2012



A propósito de  la obra anterior de Martín Lucía ( Sevilla, 1976) , Los desperfectos, decíamos :   en la senda exacta de una prometedora fecundidad se encuentra  esta   “opera prima” de un poeta que llega con este libro después de haber investigado todos los matices del discurso poético en los múltiples medios que la tecnología nos ofrece en estos tiempos y de haberlo macerado en su propio jugo poético para ofrecer lo que de ningún modo puede considerarse libro de un primerizo, sino obra entera, madurada, con el sello mayúsculo de la eterna Poesía… Un libro de una profundidad insondable, que sienta las coordenadas de una senda de búsqueda en los intrincados bosques de la vida  y en los abismos inescrutables de la Poesía.”

Y en ese sendero, vaticinado entonces, nos hallamos con esta segunda entrega, AQTC, 
que encierra en su abigarrada y compleja estructura las claves de una poética definida en los territorios inalienables de lo íntimo, en una personal y desgarradora batalla contra las constantes maquinaciones del tiempo ,  en una búsqueda arriesgada de su verdad en el  universo de lo cotidiano. Dual, como esos álbumes de música  con doble disco a los que quiere homenajear, AQTC se desdobla en dos libros que a su vez son dos tiempos, marcados no solo por la secuencia de las estaciones, sino que en cada uno de ellos están presentes tres discos que en cierto modo clasifican su contenido temáticamente: Así en el Libro 1: “Honestidad brutal” de Andrés Calamaro, “Tu labio superior” de Cristina Rosenvinge  y “Caminando en círculos”de Quique González , nos definen la cotidianidad, el amor y el tiempo, temas que en el Libro 2 están asignados a “Jurebox”, de Quique González, “Demasiado tarde” de Enrique Urquijo y “El tiempo no va a volver” , tema  de Ira Gershwin y Kurt Weill. Libros que no son uniformes, sino que presentan dos estadios de una poesía que como dicen las palabras cuyas iniciales forman el título del libro:  “Ahora Que Todo Comienza”,  tienen mucho de liturgia iniciática hacia el acceso a una constelación poética donde tiene mucho que decir.

Íntimamente ligada al tiempo, la memoria: “De aquel tiempo de hombres invencibles/mi adolescencia/ De aquel tiempo sin asperezas/ mi caminar envalentonado/…”, y de ese tiempo : “ …No he dejado de memorar/ el amor y la sangre,/ los cuerpos como paisajes en blanco,/ venturosa visión teñida de recuerdo./…” dirá en el Libro I, mientras que en el Libro 2, en otro tempo más apacible, escribirá: “El pálido reflejo en la estancia/ a través del espejo hecho memoria…”,  porque lo cotidiano se hace presente en ella : “ La plaza sigue ahí:/ su mismo color de piedra,/ la misma disposición en su bancos,/…”. Y el tiempo mismo, presente en el Libro 1, con un atinado lirismo: “ …ya Abril en los huesos,/ volvemos a adivinar el agua en la brisa,/ la hierba en la grieta del asfalto/…”, “ Agosto arde de luz./ Y en ella los cuerpos serpentean/…”, en el Libro 2 se hace filosofía: “! …Porque el tiempo/ es un punto, un flash, un parpadeo/…”, irreversible presencia: “ ….Y jamás está de regreso./ Y no lo hará este Marzo risueño y juvenil en su aura./ Ni la veintena. Ni ella. Ni el amor./ Porque ayer es una sombra ausente de cuerpo./…”.

El  tiempo del amor se hace lirismo puro, iniciación, en el Libro 1: “ Hoy todo es inicio, crepuscular. Todo, susceptible de ser nombrado del mismo modo que el amor,/ a nosotros,/.nos nombra…”   . Versos que nos traen ecos lejanos del Aleixandre de “Sombra del Paraíso” y de la mejor poesía amorosa del 27: “Que yo venía de la soledad hacia tu cuerpo/ y ya de ti  estaba pleno, te escribo./ Mi cuerpo de mi cuerpo sólo rodeado. Mi pecho pensándose páramo./ Mi boca sin reclamo ni júbilo./ La sangre desbordada de arena./ Piedras y ausencias en los labios./ Y, sin embargo, pleno ya de ti.” , hermoso poema , titulado “Cuatro años” que encierra en su factura el pulso de la   más excelsa poesía de amor. Mientras, en el Libro 2: “ Ya sabes que no volverá./ Y que no hay amor que idéntico pose en dos labios./ Y que es el amor un punto, un flash, un parpadeo.” , con lo que retorna a la misma definición de tiempo, haciéndolo similar en su efímera estancia y preguntándose: “ ¿Quién, entonces, sostendrá tu amor,/ idea sólo de ti hecha,/ cuando seas flor de memoria?”.

Libro intenso a la par que dual, en el que a pesar de la diferencia de estados no hay contradicción entre los dos tiempos, entre los dos Libros en que lo divide. Aunque eso sí, un libro de una calculada  estructura, que en su dificultad no es sino una especie de cántico y lamento al tiempo, a la efímera flor de la dulzura del amor, un “Tempus fugit”
actualizado que no hace sino inscribir este libro entre los mejores de esta joven generación de poetas que nos trae la poesía sevillana de estos días…




©F. BASALLOTE


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada