miércoles, 15 de mayo de 2013

RESEÑAS III - POETAS ESPAÑOLES. Abraham Grajera, "El tiempo menos solo"



RESEÑAS DE OBRAS DE POETAS ESPAÑOLES


ABRAHAM GRAGERA   , EL TIEMPO MENOS SOLO





ABRAHAM GRAGERA   , EL TIEMPO MENOS SOLO
Pre-Textos, Valencia, 2012



Abraham Gragera. (Madrid, 1973), es  Licenciado en Bellas Artes, su primer poemario fue Desviaciones y demoras,1999,  en 2005 publicó  Adiós a la época de los grandes caracteres y ha sido incluido en varias antologías de jóvenes poetas españoles, siendo la última Quien lo probó lo sabe: 36 poetas para el tercer milenio, de Luis Bagué (Institución Fernando el Católico, Zaragoza, 2012) . No es el primer joven poeta que con tan poca obra aparece tan antologado,  ello  nos indica que es un autor que gusta desde perspectivas distintas aunque no cabe duda o al menos para nosotros, que también debe tener contactos  en el mundo del sector editorial  Además, Gragera ha traducido a  Louise Glück (Ararat, Valencia, Pre-Textos, 2008) y ha colaborado en la traducción de W. S. Merwin (Migración).   Colabora en la compañía de danza La Phármaco con la coreógrafa Luz Arcas.


Considerado un poeta posmoderno, suele  paradójicamente combinar    las formas tradicionales y el versolibrismo   aunque en su palabra se manifiestan los registros comunes propios de la poesía actual, no sin tocar un cierto culturalismo como se manifiesta  en el poema “Viejas plegarias atenienses”: “ Gracias dioses, por no habernos enseñados a ser únicos/…/ Gracias por vuestros dones, oráculos y leyes post-homéricas, por ser motivos de bellísimas estatuas…”  y sobre todo en el recurso a la écfrasis en el poema “La novia judía (Rembrandt)”, expresado en un diálogo mudo entre los  novios que “ se reconocen como humanos,/ como los signos del Talmud,/ en cualquier cosa, en la salud/ y en la carencia…/…”. Poesía, por otra parte rara, poco común, un nuevo clasicismo que recupera estrofas tan difíciles como la sextina o la décima :"Por qué es difícil escribir, / por qué no basta / el simple amor..."

En el recurso a la memoria escribe el hermoso poema “Remoto figurado” : “Las ciudades, las casas que nos contemplaron,/ las vidas que quisimos habitar por siempre,/ cuanto nos inculcó estas vagas/ nociones de belleza imposibles de extirpar, / lo que perdimos por no ser bastante,/ vuelve a menudo a nuestro lado, y calla./…”   

Poeta hermético, dirá en “Los años mudos” : “..también perdimos la palabra/ mucho antes de que supiéramos siquiera/ que la palabra existía…” y en “Ahora”  se cuestiona la propiedad de la palabra: “…que nada de lo dicho pertenece a quienes administran las palabras,/…” y, en el poema “La Poesía “ dirá de ella: “ Yo la imagino aún siendo capaz/ de imaginarlo todo sin hacer/ sentir a quien la escucha irresponsable / de sus propios delirios…”
Y en el eterno tema del amor, construye hermosos versos en los que tiempo y posesión se entremezclan  en el deleite del instante. En el poema  “Deuda” , dice: “Regresaré, sin mundo/ hasta tu cuerpo, mío/ como el hambre sin voz/ de tus campos de sombra/…/remontaré la sed/ hasta el primer pecado: /la alabanza perfecta.” . En la hermosa “Albada  dirá: “Espera un poco más, amor,/ que el mar está lloviéndonos aún,/…/   Que el aire se hará llama,/ como la voz aliento,/…”   Y en “Los insomnes” : “Hablan, mientras acunan en lo oscuro/ las cortinas el roce de los cuerpos,/ y en el cristal, el roce de la niebla/…/ El amor que murmuran sus dos cuerpos/ se ha asomado otra vez al primer día/…”
El tiempo menos solo, es dentro de la homogeneidad que se pide a un poeta posmoderno un libro heterógeneo, por no decir heterodoxo, ya que la hábil utilización de la métrica clásica lo hace destacar dentro de esta selva de poetas que huyen de los versos medidos  para encontrarse con un versolibrismo que a veces es pura prosa, y lo hace con la justa medida que le da la sonoridad que engrandece este libro, que en su misma dispersión  es una forma profunda de búsqueda .

©F.Basallote
Publicado en Papel Literario, 15/05/2013


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada