martes, 2 de abril de 2013

RESEÑAS III - POETAS ESPAÑOLES. Ricardo Bellveser, "Las cenizas del nido"



RESEÑAS DE OBRAS DE POETAS ESPAÑOLES


LAS CENIZAS DEL NIDO de RICARDO BELLVESER










INVENTARIO DE LA DESTRUCCIÓN
A propósito de LAS CENIZAS DEL NIDO de RICARDO BELLVESER
XIX Premio de Poesía Jaime Gil de Biedma
VISOR. . Madrid, 2009



Si la voz de Ricardo Bellveser (Valencia, 1948), tan medida y tan profunda, tan reflexiva y al mismo tiempo tan cargada  de misterio, nos ha llegado siempre como un análisis personal del mundo, en Las cenizas del nido su palabra se hace conmovedoramente reflejo de un desleimiento íntimo, de la deslumbrante iluminación de su propio expolio, del desmembramiento del núcleo de la felicidad primera que como piezas de un trágico museo personal se disuelven en el polvo de su destrucción. Podría ser poesía de la memoria, recuerdo lacerante; pero hay una intensidad en el vacío, que anula toda posibilidad de elegía. No se canta lo perdido, su expolio se manifiesta dolorosamente.


Asistimos a la desolación de la casa paterna , tras su muerte, y al reencuentro con un tiempo que no tiene sentido en la memoria: “Esto ya no es una casa, sino el almacén del desengaño, aquí nada vale nada, nada vale para nada, no se preserva el recuerdo de vida alguna” dirá en la primera parte del libro, escrita en prosa y  denominada Lo que quedaba de ellos , experiencia que le hace decir “Tras de mí se ha derrumbado una parte de mi vida que de pronto ha envejecido, mientras hago inventario de la destrucción…me he deshecho de tanto recuerdo…” 


Tras esta introducción, tiene el libro dos partes, Fugit prima y Fugit secunda. La  primera es un inventario de pérdidas. Desde la misma casa;  “La casa de los padres, ahora lo sé,/ se transforma en una tibia crisálida/ espesa red de recuerdos aturdidos…”, a los objetos con los que se reencuentra y en los que halla algo de sí , como el viejo poemario: “Me llevo el libro a la luz, cerca de la ventana,/ para leer los versos tanto tiempo dormidos/ y la mañana estalla al verse en el papel /que los años ha sepiado, el silencio, el olvido…” , la foto de una amiga muerta , “ Cómo puede morir alguien con quien hicimos el amor,…”o la brisa : “ la fresca brisa enciende el pasado/ crea remolinos con los recuerdos…” y es que “el tiempo tenaz todo lo ha cambiado…”


Fugit secunda, trasciende de la casa y de las vivencias personales, es una especie de catálogo de olvidos, álbum de decrepitudes cargado de amarga ironía, cuando no de un sentimiento terminal… Veremos como “ La anciana en el museo camina hacia la estatua/ de Paulina Borghese, como quien obedece/ a una llamada que sólo ella hubiera oído/…/ La anciana, absorta, acaricia con sus sarmientos/ los tersos pechos al aire, los hombros exactos/ de Venus…”  La inmortalidad del mármol y la caducidad del cuerpo…, presentes también en la residencia de ancianos. “Quién puso la blanca estatua de Venus/ Galatea, la hija de la ninfa,/ en el calculado centro del patio/ de la residencia, donde los viejos/ arrastran su vida atada a los pies…”    O el retrato y el mito de Greta Garbo : “ No quiso envejecer ante el público./…/ Como una diosa regresó a la vida/…/ media vida en los platós de cine/ y otra media en recuerdo de ese sueño.”, terminando con un Mensaje en la botella, que es el colofón desesperado de un mundo en declive: “He de escribir un mensaje en un papel/ meterlo luego en una botella y tirarlo/ a un contenedor para que se lo lleve/ el camión de la basura a la hora del reparto/ y flote en la inmensidad del estercolero/…/ Un mensaje en una botella flotando en la hez/ de lo que en otro tiempo fue gloria y fama,…”

Un libro conmovedor, pero al mismo tiempo de una  estética austera en la que brilla la verdad y al mismo tiempo una especie de detenida contención emocional a pesar de la tristeza inevitable que destilan sus versos.

©F.Basallote
Publicado en Papel Literario 29/01/2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada