miércoles, 27 de marzo de 2013

RESEÑAS III - POETAS ESPAÑOLES. J.Manuel Prado-Antúnez. "Perdurablemente anfetamínico"



RESEÑAS DE OBRAS DE POETAS ESPAÑOLES


PERDURABLEMENTE ANFETAMÍNICO
 de José Manuel Prado Antúnez.












A propósito de "PERDURABLEMENTE ANFETAMÍNICO" de José Manuel Prado Antúnez.
Editorial: Gran Vía Burgos, 2009

Desde su contundencia experimental enriquecida de matices semánticos en los que la palabra adquiere a veces una consistencia de procedencias ígneas, endurecida en tensiones  de antigua rabia telúrica, nos trae José Manuel Prado-Antúnez  (Baracaldo, 1963) un poemario en el que profundiza  sus constantes poéticas  manifestando tanto un proceso de madurez como una acentuación  de las fuerzas profundas que enriquecen las  raíces de su poesía.

Dice Marta Rivera de la Cruz que “Hay una furia antigua en estos versos, un montón de preguntas cuya respuesta aterra, tal vez porque la verdad siempre nos da miedo.”  Y es que este poemario prevalece un universo interior, dolorido y agrio, duro y a la vez catártico, que se abre al lector con la crudeza y honradez de quien ha profundizado en sí mismo hasta subniveles antropológicos  metapoéticos.

Poeta roca, de aristas berroqueñas, apenas dulcificadas por los vientos y las heladas, poeta tierra de hondas y antiguas verdades y primordiales sufrimientos se manifiesta aquí desde su rotundidad telúrica: “ Si, me abriré las viñas, me desangré a los duros valles,..” , “Te derramé salitre en la frente...”, “...Marchita tierra, ombligo estéril…”, en versos donde la memoria se iza como lábaro de una batalla con el lastre de su propia existencia: “En la ciudad nací que flota sobre un río,/ su vivo flujo lo cruza mi mal patito feo…”,” Salitre y sangre, muere la ola y yo nazco/ de un ojo mustio,…”, “ Nací en la sima abrupta y salina, / flotó en mis dedos roja la culpa, el estigma.” ,dulcificada a veces por brisas de nostalgia: “Mi mariposa rota vuela/ a ese sinuoso tiempo, …”., “ Muere una niña sobre la blanca sábana…”  y con una absoluta certeza:  “ …soy el niño/ que escuchará caer el hacha de piedra,..”, niño que en su memoria conserva el recuerdo más puro: “Todo vivía lleno de ángeles y arcángeles”,  que culmina en Ayer, ahora, carga explosivos Ángel Prado, poema terminal , hermoso y distinto en el que el corazón se manifiesta en su total pureza.

En tan abigarrada constelación tiene el amor su presencia, a veces dolorida, “Cuando a tus senos me abrazo y lloro…”, otras veces gozosa: “Tacto de nieve, llega grisáceo y arrea/ todo mi amor lo arrastra, accesible marea,/ un devaneo, un gozo...”, a veces interrogativa: “¿ Quién desde fuera, amor, te considera?  ., y otras definitoria: “ Tu agua de ásperos collados es amar…”. 

Poeta vivo, de honda vivencia, que en su dolor arrastra la grandeza de su herida y la enseña absoluta de la verdad: “Vomitaré escorpiones a la herida/ en una oblicua agonía…” ,  “Examinaré mi carga con curiosidad de monstruo,/ con los estigmas en las manos”, y al mismo tiempo deja constancia de una búsqueda : “ Busco respuesta, espectro del sermón, …”, “Encontraré a ese hombre, lo crucifico/ Y me acompañan treinta nombres, como valor de cambio.”

. Lenguaje pleno de metáforas contundentes y al mismo tiempo incisivas,  se acompaña a veces de imágenes de una gran plasticidad que nos recuerdan cuadros de Chagall, como  “Fotografías níveas, la mujer que silba/ una desnuda rusa bajo la luna muerta,..” o  “Vuele en el cielo un cuervo y tiña a todo niño,…”,  utilizando la rica materia de las palabras para elaborar una vez más el misterio constante de la creación de un mundo, labor del poeta que llega a manifestar que “ Una labor eterna, me anega y me sepulta.”

En este libro descarnado, duro, de esplendida factura poética, encontraremos la verdad pura, honesta verdad de un poeta maduro que como dijo Leopoldo de Luís “es capaz de investir a la palabra de un valor nuevo.” el valor siempre renovado de quien tiene la palabra como sendero.


©F.Basallote
Publicado en Papel-Literario, 29/08/2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada