jueves, 17 de enero de 2013

PRÓLOGOS DE MIS OBRAS - Libreta del caminante



LIBRETA DEL CAMINANTE
por

Cándida Martínez López















            Hay muchos modos de recorrer los caminos, de mirar los paisajes, de descubrir el sol y sus destellos, las huellas de la historia, los pliegues del tiempo, de captar los anhelos en silencio.

            Belalcázar y Pulpí, Málaga y Priego, Huercal Overa, Jaén, La Rábida, Granada, el mar de Cádiz o la Plaza de Mina. Entre una provincia y otra, entre institutos y colegios, entre profesores y alumnos, en coche, entre papeles, entre sonrisas y prisas, preocupaciones y teléfono. Mis recuerdos se llenan de caras, de emociones, de discursos, de aulas escolares, de papeles y ordenadores, de carretera y de mi gente amiga. Corría el año 2003.

            Cuatro años después descubro, llena de gozo, otra mirada sobre los lugares visitados, otra forma de captar y sentir los paisajes y la vida, otra forma de medir el tiempo, de leer los monumentos y los sueños en ellos prendidos. Es la mirada del poeta que nos ofrece y nos devuelve la luz, la nostalgia, la belleza oculta a nuestros ojos de tantos lugares de esta Andalucía.

            Febrero en Belalcázar, El sol es frio/ en los Pedroches/ y en Belalcázar/ se congela la luz y el tiempo…y en Santa Clara/ las monjas rezan/ sobre rosas de miel. Las manos de la monja superiora estaban frías, como aquel bellísimo claustro y las estancias del monasterio que recorrimos, mientras un grupo de monjas se apiñaban en el claro de sol junto al aljibe. Acabábamos de inaugurar un centro escolar que venía a mejorar aquel otro que se hizo en la época de la República. Noble y fuerte construcción que aún resistía, excelente profesorado, el alcalde, y mis habituales preguntas sobre su historia. Acabamos en Santa Clara. Y allí  estaba el poeta para hacer del frío, verso y poner los ocho vientos de Andalucía en la torre de Belalcázar.

            En Almería, donde el aroma de la tarde/es tiempo revivido/, la memoria y la figura de Don Nicolás Salmerón y Alonso, aquel presidente de la primera República española que dejó su cargo por no firmar una pena de muerte, se acrecentaban en la primavera almeriense en aquel Congreso universitario sobre el centenario de la Unión Republicana y nuestro ilustre paisano. Discursos, conferencias, saludos, viejos y queridos amigos, la Universidad, mi familia, hoy evocados en ese recuerdo de otra Puerta de Purchena /por cuyas piedras demolidas/salieron quebradas para el pacto/las últimas banderas de la gloria.

            Ya era setiembre en La Rábida. Del mar, la magia y del mudéjar el milagro de su hendidura:/sabiduría de viejos proeles/que la historia reclama. Había en sus miradas la inquietud y el entusiasmo de quien parte a la aventura. No eran viejos marineros que se hacían a la mar. Eran los primeros responsables de nuestros centros TIC, reunidos en ese emblemático lugar para iniciar su particular aventura tecnológica. Eran las mismas emociones que yo sentía, aunque ellos esperaban de mí la certidumbre de que había puerto adonde arribar. Intenté convencerlos. Me perdí esa mañana como ascendía la luz / como una nube orlada/ de brillantes que los pinares/enhebran en el rocío.

            En Medina Sidonia el Instituto es un prodigio de ingeniería arquitectónica. Casi diciembre, y entre explicaciones técnicas, la satisfacción del trabajo bien hecho, el profesorado y la visita a las instalaciones, hubo un tiempo dulce para probar los alfajores, pastelillos y tortas de navidad de la pastelería de la sobrina de las trejas, que llegué a imaginar como una taberna del viejo foro romano. Hoy paso por tus calles/ y siento a Roma, Assido Caesarina/… altiva y blanca, siempre al Norte/ como estrella Polar/.

            En la Libreta del Caminante de Paco Basallote hay un año intenso hecho camino de suave primavera y frío invierno, de reflejos de luz, de espejos de nieve, de nieblas de nácar, de sosiego de cal, de sillares que miran desde el lado oculto del tiempo. En la Libreta del Caminante está, sobre todo, el poeta que siempre me acompañó y supo leer el otro ritmo de los acontecimientos vividos. Él fue abriendo otros caminos que hoy nos regala en su particular libreta.

            El viaje, la descripción de paisajes y costumbres, o el asombro al descubrirlos, han constituido un género particular en la literatura universal. Siempre me fascinó el itinerario de Egeria, aquella culta mujer hispana que hace quince siglos empleó su fortuna en recorrer las tierras santas del mediterráneo oriental y nos legó un texto fresco y lleno de sugerencias, desde su mirada de mujer. Me cautivó el viaje de Luis Bello por las escuelas andaluzas de comienzos del siglo XX y agradezco su mirada perpleja y llena de compromiso ante la realidad social de aquellos momentos.

            Ahora  me emociona Paco Basallote al devolverme un camino y rememorar con sus versos un tiempo cercano de otro modo vivido. Su palabra siempre ha sido precisa, su presencia generadora de seguridades y certezas, de calma. ¡Qué fácil era llegar al lugar más complicado cuando ya estaba allí el amigo Paco!

            Leer estos poemas y recordar con ellos ese año me ha colmado de dicha, como también que hayas tenido la deferencia de pedirme esta introducción. Ha sido una suerte haber trabajado contigo, y ahora un auténtico regalo tu libreta y tu forma de expresar los caminos de Andalucía.


                                                                                  Vélez Blanco, otoño de 2007.


                                                           Cándida Martínez López
                                                           Consejera de Educación


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada