domingo, 20 de enero de 2013

PRÓLOGOS DE MIS OBRAS - El círculo de barro



EL CÍRCULO DE BARRO
PRÓLOGO
ANGELES MARÍA VÉLEZ MELERO















Francisco Basallote nos regala un nuevo poemario, sugerente, cargado de reflexiones, con una visión siempre fresca y renovada. En esta ocasión el poeta se estremece ante el hecho mismo de la creación y desaparición de una realidad muy querida por él: Vejer. Como  Vicente Aleixandre en los Poemas de la consumación, o como Juan Ramón Jiménez en sus alusiones al espacio y tiempo, Basallote vuelca su sensibilidad lírica en el descubrimiento de una realidad profunda que va más allá de lo que percibimos: “El hallazgo de otra verdad / en el reflejo de las cosas / sobre la extendida piel / del sueño / en la noche del tiempo”.

Su título, El Círculo de Barro, transmite una idea de espacio cerrado que lo define. Son siete las partes en las que se divide, con desigual extensión. Los títulos de las mismas adelantan de forma clara su contenido. Como suele ser habitual en los poemarios de Basallote, el título de cada parte forma unidad indisoluble con la cita que la encabeza, convirtiéndose ambas en puerta de entrada desde la que tenemos claves de lo que aparece en su interior. 

Son ya muchos los poemarios de Paco que versan sobre Vejer, principio y fin de su creación poética: Frontera del aire, Retorno a Mellaria, En las colinas de Bashir, Cuaderno de Buenavista, Palimpsesto de Plazuela, Naturalezas muertas… En unos, Vejer es la novia que se engalana y aparece ante los ojos del poeta como si fuera la primera vez que la descubre. En otros es un misterio que reaparece siempre mostrando su mejor yo, evocando a veces lo que se ha perdido… En todos ellos la luz y el espacio de su ciudad natal constituyen una constante de su poesía. Ahora da un paso más; asistimos a la creación y a la destrucción de ese espacio mítico: “Todo ha vuelto a la tierra, / al eterno sueño del barro”, dice en el poema que cierra el libro. 

En El Círculo de Barro el autor trata de construir una nueva reflexión sobre la experiencia del origen. Del génesis a la inspiración poética, de la especulación filosófica al pensamiento musical y de éste al histórico, para caminar conjuntamente con la creación poética. Francisco Basallote convierte en poesía sus pensamientos sobre el origen y la destrucción de un lugar tan querido para él, como es su pueblo natal.

En el recorrido de este círculo encontramos distintas civilizaciones que han marcado el lugar signado. De la construcción del tiempo en Dante y Proust a la recreación de los distintos períodos históricos: romanos, visigodos, árabes, castellanos… Es un ejercicio que se mueve entre las tareas de inventar, crear y recrear la vida que tiene lugar en estos parajes. Se advierte una clara influencia de un poemario anterior, Palimpsesto de Plazuela (2004) que muestra las distintas etapas históricas en ese lugar emblemático del pueblo. 

Francisco Basallote nos presenta ahora una mirada que pone de relieve lo que hay de particular en todo acto de percepción y apuesta por una concepción de la creación artística como búsqueda y desciframiento del sentido profundo de la realidad, que sólo puede lograrse desde la visión subjetiva. En definitiva, el autor realiza un arduo ejercicio de creación, donde el tiempo muestra una cara ambivalente, desde su no definición a un rápido paso a través de los siglos.

Según avanzamos en la lectura, parece que la tristeza aletea hacia el final del poemario: “ha perdido la piedra / los siglos de cal / … otra vez engañada / por el poder, / ahora / el del consumo.” En este sentido El Círculo de Barro abre un espacio para la reflexión moral, filosófica y estética donde el futuro, como raigambre mental y verbal de la esperanza, se va diluyendo.  Paradójicamente, el vigor de ese aliento que impulsa la creación ya mencionada hace olvidar el tono crepuscular que advertimos en sus versos anteriores. Basallote no cierra en ellos la puerta a la esperanza, terminando de este modo: “Por un azar, de nuevo eleve / este cieno en altivas olas”.  

Al igual que Basallote canta a su pueblo y a su historia, los vejeriegos deberíamos también conocer y valorar a este gran poeta que pregona el nombre de Vejer allá por donde va. Su singularidad y originalidad radica en las distintas modulaciones de su voz, los diferentes registros que utiliza, la variedad de su léxico, la musicalidad de sus versos… El poeta, el creador, el historiador y el artista se funden en uno, mostrando así la riqueza de una obra que se adivina cada vez mayor.

Ángeles María Vélez Melero
Vejer de la Frontera, julio de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada