miércoles, 9 de enero de 2013

OPINIONES SOBRE MI POESÍA_VI







MANUSCRITO DE CARTUJA

por  MANUEL JURADO 













No siempre tiene uno la suerte de ver crecer un libro de poemas. Este es el caso de “Manuscrito de Cartuja” de Francisco Basallote. Cuando apenas era un manojo de versos, me lo dio a leer. Luego con una primera hechura organizada y densa, pude revisarlo de nuevo. Él siempre ha confiado en mí, en mi juicio crítico, atención que yo siempre agradezco por lo que significa de fraternidad y nunca de magisterio. Ya una vez finalizado lo revisamos de nuevo. Bien poco había que corregir. A partir de ahí, el libro debía correr su suerte.



Francisco Basallote es esencialmente un poeta del silencio, de recogimiento y la verdad. Alejado de modas y disputas tribales tan frecuentes y tan recientes, su tarea es de una profundización en la expresión y en el concepto. Es el suyo un modo mesurado, lento, trabajado y riguroso de escribir. La actitud contemplativa a veces, no significa en él pasividad o desidia, sino asimilación de la percepción y lo percibido. Su trabajo poético es una labor de orfebrería clásica, eludiendo el barroquismo fácil, envolvente y llamativo. Hay una gran desnudez de pensamiento y forma. Un descamamiento de lo superfluo para dejar bien patente la esencia de la idea y la palabra.



En MANUSCRITO DE CARTUJA aparece Francisco Basallote como un habitante discreto en el recinto cartujano de Santa María de las Cuevas, un hábil indagador de sus secretos fantasmagóricos. Su discurrir pausado y silencioso por los espacios –abiertos o cerrados del monasterio, por sus pasadizos secretos, sus esquinas sorpresivas, sus habitáculos y enterramientos le permite obtener una doble visión de la vida y la muerte, del poder, la vana gloria y la humanidad derrotada. El mundo oculto, intuido, adivinado o evocado, es el eje central de este ejercicio poético de intrahistoria. 



Esta travesía histórica sirve a Francisco Basallote para reescribir una historia ya codificada pero ahora con claves distintas y visiones más humanísticas y personales. Es una interpretación de las claves –falsas claves a veces- del boato y la ostentación, de la humildad y las devociones. El lector percibe esta reinvención del mundo cartujano gracias a la complicidad del poeta.



En estos poemas que la colección Orippo edita y da luz hoy, en esta tarde casi de verano afloran con toda la dignidad y elegancia una reflexión  sutil de las fuerzas que impelen al hombre de todos los tiempos: la vida, la muerte, el poder, el odio, la contingencia humana, el misterio, el placer lícito o ilícito, la verdad o el amor y, en definitiva, el olvido. Y Dios, al fondo, casi sin nombrarse, pero presente, omnipresente.



Francisco Basallote en estos poemas no es un cronista discreto, sino un medium plural que manifiesta hacia el exterior, con una pulida y ajustada línea poética todo el misterio de la vida.


 Dos Hermanas, 15 de junio de 1987



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada