martes, 15 de enero de 2013

OPINIONES SOBRE MI POESÍA-XX




OTRAS OPINIONES

SOBRE LA OBRA POÉTICA DE FRANCISCO BASALLOTE




FRONTERA DEL AIRE
“ Francisco Basallote, metido en la fragua de los recuerdos, sabedor de la impermanencia de las cosas, como lo reconoce en los arbotantes de la dicha efímera, descubre -sometiendo la terca, la insumisa resistencia del tiempo-  el sitio donde el alma de las cosa está, y la señala con su palabra en continuo movimiento dentro de la luz, dentro de cada rincón geográfico y humano de su pueblo que se abre - geológica verdad- sobre la piel del aire.”

ANTONIO JOSÉ TRIGO

MANUSCRITO DE CARTUJA


“No es frecuente ahora que los poetas se detengan en las maravillas del pasado. Por eso su libro le dignifica,  no ya por la belleza de sus poemas, sino por la originalidad e independencia. Ha escrito un poemario inolvidable”.

ANTONIO ENRIQUE
Académico
.

“ Ha conseguido Francisco Basallote un lenguaje poético mesurado y ordenado, pero no frío; eficaz y sugerente. Muy equilibrado en el juego de imágenes, de un indiscutible sabor clásico pero renovadas, con levísimas reminiscencias surrealistas. Los elementos de apoyatura retórica están difuminados y permiten un mejor ejercicio de la diversidad expresiva. No hay estridencias ni malabares. La gravedad del asunto poético está inmersa en una expresión ágil y fluida, sin excesivas rémoras de préstamos o tics literarios heredados. ..Un libro, en definitiva, que certifica la calidad poética de Francisco Basallote

MANUEL JURADO LÓPEZ.


RETORNO A  MELLARIA


“En este libro, Francisco Basallote logra embridar el desenfrenado y caótico golpe del tiempo, sin marcha atrás, para volver sobre sus pasos, para recorrer de nuevo los caminos cruciales. El retorno a la ciudad en que nació y a su paisaje conjuran el don admirable de convertir en una realidad sensible la huidiza ausencia del recuerdo. (...) En su tono elegíaco, transido de nostalgia, reconocemos al hombre maduro, que tras andar muchos caminos, regresa al lugar que le vió nacer para reunirse con el niño que fue y aún pervive en él.(...) Leer estos versos de Francisco Basallote es recorrer esa distancia entre los dos protagonistas de una misma vida: el niño que vivía y el hombre maduro que, sin la vitalidad del niño que fue, todo lo más que logra es sobrevivir”

RAMON MAYRATA

“Libro de regresos, de reencuentros, de perspectivas que traza desde un lirismo hondo y verdadero. Es la suya una voz que hay que unir a la de los poetas de la memoria, y sin embargo, la mirada hacia atrás no es nunca para esconderse de forma egoísta, sino para buscar y encontrar nuevos territorios. Esa sensación me ofrece su poética: la de una búsqueda constante; y la de la depuración, la tendencia a la síntesis; el gusto por captar el instante fugitivo. Brevedad honda en su decir, y sabia.”

JOSÉ LUPIÁÑEZ


DIARIO Y CÁBALAS DE AGOSTO


“Libro  de secretos, de las adivinaciones, de los vaticinios, del tempus fugit medieval,  porque “Agosto encierra el año”. Pero en su camino se acerca, por fin, el poeta a su tiempo interior y mira a su propio corazón para calibrar y apreciar el verdadero tiempo de la vida. Poesía, en suma, de libres esencias  métricas y simbolistas para el insondable misterio que es el tiempo.”

DANIEL PINEDA

“ Si en Manuscrito de Cartuja pude constatar su alto grado de originalidad, tanto por el tema en sí como por su procedimiento. Ahora con Diario y Cábalas de Agosto no puedo sino confirmarme en mi apreciación. Es un libro gratificantemente diferente.

ANTONIO ENRIQUE
Académico

EN LAS COLINAS DE BASHIR


“ El poemario, que constituye una guía física y humana de Bashir-Vejer, se convierte en geografía íntima en donde notas líricas y realidad se confunden y forman  una entidad única. La metáfora reside en la transformación de su luz, esencia de ese Bashir-Vejer vivido y soñado. (...) Pero si en gran medida esta obra es una colección de poemas de la infancia y de la memoria, no es menos un libro de amor. Bashir es la ciudad amada y esquiva, ciudad inasible, difícil frontera, nunca poseída. Es la ciudad a la que el poeta regresa con viejos resabios y cuentas pendientes de amante desdeñado. Es Bashir la ciudad inexpugnable, objetivo de conquista, la amante esquiva. Hoy cuando el poeta retorna, en su madurez, señor de sus luces y sus almenas, Bashir metáfora de la belleza nunca poseída sigue en su memoria como un viejo ejercicio de amor al que entregarse.”

ANTONIO MUÑOZ RODRÍGUEZ



“.. No creo que sea la ciudad perdida, sino, más bien, la ciudad reencontrada - sí reencontró Bécquer la suya, nunca Cernuda- la que evoca el poeta, líricamente, es porque la lleva en su corazón, porque, de verdad, la ama...”

DANIEL PINEDA

COMO NIEVE DE ESTÍO


Francisco Basallote nos regala un hermoso libro de poesía literaria y pictórica que se expresa en acuarelas y haikús. El haikú, estrofa y poema de tres versos al mismo tiempo, es uno de los muchos descubrimientos que los españoles debemos a la Generación del 27. (...)Francisco Basallote toma en su pluma el haikú o saca de su pincel los trazos de una acuarela como si hubiera etado ahí toda la vida, con la precisión del biólogo que extrae del ámbar un insecto con millones de años. La visión de las cosas, aparentemente fugaz, sin esqueleto, siempre estuvo en la luz mediterránea, la luciérnaga fue siempre joya de luz en el collar de esmeraldas vegetales, siempre salto la rana de nenúfar al agua del estanque, el cisne dejó de ser una interrogación sobre el lago...”

ANTONIO ZOIDO

Cuando acaba de descorrerse el telón de la XII Bienal de Flamenco de Sevilla, traemos a este espacio la colección de haikus de Francisco Basallote Como nieve de estío, que publica, precisamente el Comité organizador de la Bienal. Basallote, como se desprende de la lectura del poemario, no es ningún novato en el género ( ya en 1991 publicó una recopilación de sus haikus: Mínima estancia)
. En Como nieve de estío reúne poemas escritos en profunda comunión con la naturaleza, transmisores de paz y serenidad (como la nieve,/ se posa en los naranjos/ el azahar).

REVISTA MERCURIO, nº 41, Septiembre 2002


CUADERNO DE BUENAVISTA

“ Elegíaco, aunque luminoso poemario. El poeta se agarra a la LUZ,... a esa luz fina, a esa luz que le da la vida, a esa LUZ que le eleva en vuelos infinitos, entre cantares de pájaros...Pero el poeta sigue sintiendo nostalgia, y recorre las calles y las plazas del recuerdo, como hizo el inmenso Antonio Machado....Es el tiempo detenido, mientras cae la tarde y llega la noche, detenida también sobre el mismo balcón de Vejer.  Nostalgia y luz... y la emoción... y también la pasión del poeta para salvarse....”

DANIEL PINEDA

Francisco Basallote ha dedicado buena parte de su poesía a la luz y el espacio de su pueblo natal. Basallote no hace sino prolongar en sus poemas la elegía melancólica por los paraísos perdidos, acorde con lo que decía Borges: He perdido tantas cosa que soy mis perdiciones... Con este Cuaderno de Buenavista Francisco Basallote cierra su Tetralogia sobre Vejer sin perder nunca la herida elegíaca tan presencial en anteriores poemarios (Frontera del aire, Retorno a Mellaria y En las Colinas de Bashir). La presencia epidérmica de la luz, la memoria como espejo íntimo y colectivo dan unidad temática a este último canto añorante de Cuaderno de Buenavista, acaso un capítulo mas del inacabable libro de las nostalgias por los paraísos perdidos.

REVISTA MERCURIO, nº 54, noviembre 2003

PALIMPSESTO DE PLAZUELA



Hay un hilo de continuidad sobre la idea del poder destructor del tiempo y la permanencia de lo esencial. El libro tiene también un tono sostenido poema tras poema, un mismo aire reposado y reflexivo muy bien logrado.

ROGELIO REYES.,
 Director de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras.


Asombrosa evocación de Vejer, en donde es Señor de la memoria.

ANTONIO ENRIQUE
Académico

Qué hermoso el decir poético entre la memoria y la ensoñación, entre lo íntimo y lo social, entre lo personal y la Historia.

JUANA CASTRO



SEGUNDO CUADERNO DE CARTUJA

Obra congruente en su despojamiento interior nos muestra una turbadora escenografía de signos y conceptos donde despliega una mórbida sensualidad, un oscuro y vigoroso sentido dramático para elevar a la categoría de símbolo un tratado de la memoria, una poética de la dureza….. Su latido poético es directo y transparente. Maneja dos planos: uno realista y otro fantástico. Sus poemas parpadean frente a los espejos…. El tiempo es un sueño. Un recinto abstracto y vacío que se llena de luz y tensión…

BARTOLOMÉ RUÍZ GONZÁLEZ



La belleza y la magia de tan emblemático lugar se transmiten, con emoción, al lector en hondos versos elegíacos, que son, también un homenaje a cuantos, a lo largo de los años ,han dedicado su tiempo y su esfuerzo a la conservación del Monumento.

VíCTOR JIMÉNEZ


Poesía intensa y bella, cuajando la emoción del poema breve con la fuerza…

ANTONIO LUÍS BAENA


El libro es naturalista “ma non troppo” y por eso mismo detrás de lo natural late un sentido más profundo que le da valor. Es un “ubi sunt” moderno y recatado. El resultado es un poemario de aire sosegado, sereno, lleno de sentido y de sugerencias hondas, auténticas.

ROGELIO REYES CANO


ELEMENTAL MEMORIA




El autor se autorretrata en su espacio mítico, y hay una constante de principio a fin, a pesar de tantos años: una atención al lenguaje, una pulcritud verbal que comunica lo más veraz de él mismo. El lenguaje es lo que salva la poesía.

ROGELIO REYES CANO

“Elemental memoria” .de exquisita edición y de hondo y sugerente título- es una antología esencial donde, dejando a un lado todo lo accesorio, todo lo decorativo, ha recogido acertadamente los poemas que configuran un paisaje interior…

VICTOR JIMÉNEZ

EN EL LUGAR SIGNADO

Una gran riqueza sugeridora de otras artes, principalmente la arquitectura, al tiempo que mantiene el tono lírico y poético que Francisco Basallote imprime siempre a su verso.

FRANCISCO MENA CANTERO

Ese Premio Antonio Machado que dignifica la entrega a la poesía y una trayectoria de autor más que cumplido con obra dignísima. Francotirador en un mundo que tiene en muy poco cuanto nosotros adoramos.

JOSÉ LUPIÁÑEZ

TIEMPO DESHABITADO

El tiempo y la muerte, la esperanza y la desolación son los pilares que sostienen la belleza de este libro.

ANTONIO LUÍS BAENA

Rico en belleza y hallazgos. Poesía pura y personal en estos tiempos de abundantes poetas clónicos.

JULIO ALFREDO EGEA
   

He disfrutado mucho con la lectura de este libro “Tiempo deshabitado”. Su limpieza y desolación tocan al autor de forma más que convincente. En esa depuración, en esa
permanente interrogación descarnada creo que radica su fuerza… Me gusta su gravedad airosa, la contundencia, en donde el “espejo” marca la frontera entre luz y sombra. Su riqueza simbólica y su sentimiento de cansancio espiritual, existencial, me resultan próximos. Libro en el que ya asoma el DE SENECTUTE y que sabe a recuento, a ceremonia , y a desengaño… Y en medio enigmas, misterios, incertidumbres, que brillan en medio de un mundo borroso, entre el presagio y la melancólica añoranza. Desolación, sí; derrota espiritual, pero no nihilismo. Indefensión, sí; pero no egolatría ni ensimismamiento vacuo.

JOSÉ LUPIÁÑEZ


DE TAN ANTIGUA PRESENCIA

Autor de dos decenas de poemarios y ganador de varios premios, es Francisco Basallote, poeta tan apartado de los cenáculos como amante de la suntuosidad de la palabra, que deviene lujo verbal en su obra: celinda, clepsidra, crátera, astrolabio, pebetero, tahalí, damasquino… Poesía sensual y meditativa a un tiempo, que en este libro sombrío y nebuloso dividido en tres partes se clausura con lo que podría ser un hermoso haikú en el que está la luna, sí, pero en ausencia: “Nada queda en tus brazos/
sólo la noche/ y tu negrura.”

MERCURIO, Nº 87

Intenso y hermoso poemario “De tan antigua presencia” donde, con un lenguaje sugerente y deslumbrante al mismo tiempo,  nos habla de esa “sombra ineludible” que siempre nos acompaña. Poesía de los sentidos y poesía densa, reflexiva, que ahonda en el destino final del ser humano : “ ..en polvo, en sombra, en nada.”

VÍCTOR JIMÉNEZ


La permanencia de la niebla, la realidad que está presente a cada instante y en cada uno de los poemas. La realidad de nuestra antítesis que plasma, uno a uno, cada poema. Es posible  que a algún lector podrá parecerle reiterativo; pero el poeta sólo reproduce la realidad: la inexorable presencia de la niebla, de la espada, de la guadaña, de la muerte…Navegamos por lo que fue, es, pero no será ni continuará, debido a lo único que permanece , esa niebla de tan antigua presencia. Este recorrido nos lo trae de forma completa para que no perdamos de vista que hay un final, una meta. Las enumeraciones desempolvan nuestro olvido, urgen a tomar conciencia de que tarde o temprano alcanzaremos inevitablemente la meta. Y en cada poema encontramos esa ruta, tal como está en cada paso que damos… El vocabulario, rico y extenso, agranda la presencia y el acecho. La estructura, bien llevada, obedece a nuestro andar. Hay imágenes que entran, nos despiertan e invitan a mirarnos. Hay imágenes que se descargan con el peso que el poeta pretende: “...caminar tan sólo/ los quiebros de la dicha/ y esperar”; “ a la espera de mis despojos”; “ con una mariposa/ de engaños llegas…”; “…del instante/ exacto de la daga…”

FERMIN  HEREDERO



COMO AGUA SOBRE PIEDRA

'Como agua sobre piedra' es un poemario que destaca por su unidad de estilo, riqueza de imágenes y equilibrio estructural. Está en la línea de escritura de la poesía actual y habla de la noche como espacio simbólico e ineludible en la vida del ser humano.


EUROPA PRESS.  NOTA DE PRENSA DEL JURADO


Nuevamente la antítesis, nuestra antítesis, en Como agua sobre piedra, donde , junto a las enumeraciones, hay acumulación, densidad: la noche, su terciopelo, el recuerdo, el deseo, huracán, humo, epitafio y mármol, incertidumbre, destino, anhelo vacío, vida, luz, el sino, rito, pasado, salvación, etc.. Todo lo que compone nuestra lucha y nuestros días, nuestra memoria, el no poder volver ni repetir, porque nunca nos bañamos en el mismo río. Pero vencen la voz y la palabra, los sentidos, capaces de construir el mundo… 

FERMIN  HEREDERO


LIBRETA DEL CAMINANTE


“…Salta, en ascensiones y descensiones anímicas,  por la geografía andaluza, con finura, con expresividad, definiendo pueblos, ciudades, plazas, conventos… como hicieron antonio Machado o León Felipe… Libro itinerante, sentido y gozoso…”

DANIEL PINEDA
Francisco Basallote es una persona primordial, claro, sencillo y emocionante; y las tales características las refleja en su concepción de la poesía, cristalina. Los poemas de Basallote se construyen en un lenguaje elemental, fundamental e indispensable, esencial y primario, buscando transmitir los elementos paisajísticos que pinta. La poesía de Francisco Basallote, es pictórica, muy pictórica. Pinceladas construidas con una lengua viva y primordial, palabras “posees el antiguo/ oficio de los ciclos”, para hacer evidente lo puro y palmario, casi palpable la naturaleza íntegra “en la claridad de la arena/ el silente abrazo de la mar”. En esta sencillez que emociona se encuentra la creatividad poética de Basallote. La natural fruición de la naturaleza en la natural sencillez, he ahí la elemental catarsis que comunica nuestro ser con el paisaje y la naturaleza, y emerge la belleza.
Cuando comenzamos a leer un libro, y más si es de poesía, buscamos de inmediato la atracción de lo extraordinario, un algo de más que resulte raro o extraño, al oído o en la sintaxis. Piensa el lector e incluso el crítico y el autor como autor, que la extrañeza, la rareza, configuran la originalidad de los que leemos. Así, en lo expresivo o representativo, en lo sensible o material, queremos hallar lo extraordinario, la rareza. En la simbología extraña, en la elaboración de ideas o sintaxis, en las palabras que se eligen y entrelazan. Si no hay rareza, no hay originalidad. No lo intentéis con Basallote, que su originalidad surge de inteligir la naturaleza con un lenguaje sencillo “la memoria es luz/ en esta puerta de Purchena/ donde el aroma de la tarde/ es tiempo revivido…” o “la misma espuma/ del sol en los castillos del viento;” : conjuga mar, sol, arena y viento, en los castillos, fusionando lenguaje y naturaleza, con originalidad que no necesita extrañeza.
J. M. PRADO ANTÚNEZ. Poeta.

CALENDARIO MANUSCRITO

“…Poemas breves, sugerentes…Los meses del año vinculados, a veces, a una geografía concreta…con el paso del tiempo, la sensualidad breve y la luz que enciende el espíritu …Calendario de sentimientos y de emociones vividas…”

DANIEL PINEDA NOVO

“ Calendario Manuscrito, tan justamente premiado, donde destaca la cuidada y minimalista observación de la realidad: “ Sólo de seda/ la breve hermosura/ de la magnolia.”

EMILIO DURÁN . Poeta

Busca Basallote atrapar la armonía que expresa la naturaleza, esa armonía que se encuentra en la relación de la partes, y que él traspasa a su lenguaje, a sus poemas, y utilizando el contraste en la metáfora. Es curioso, que a través de la armonía y el contraste, se llegue a expresar y atrapar, la unidad de la naturaleza y el lenguaje. De esta manera, consigue el poeta que nos asombremos de la realidad que el poeta nos ha hecho observar, que deja de ser al de su Vejer natal, la del sur soleado, y se convierte en nuestra propia mundanidad. Si la poesía quiere sublimar la realidad, distinguirla y realzar, pero también evaporarla y volatilizarla, ennoblecerla al disiparla, la poesía de Basallote lo consigue Al ir leyendo, es evidente que nuestro poeta busca la expresión de la belleza apolínea, la belleza de la rectitud, del sol y de la luz, de la unidad. Sin embargo, la embriaguez que nos inunda, proviene de la junción de la naturaleza y lenguaje, y se la da el lenguaje mismo. Este lenguaje se implica con la naturaleza y la convierte en un puro reino onírico. El lenguaje de la claridad, de la sencillez, que impregna la armonía de la naturaleza con la embriaguez narcótica de la individualización.Este lenguaje de la emoción, tan sencillo y puro, que la disipa, tan claro, que la honra, es el que nos reconcilia con la naturaleza.
J. M. PRADO ANTÚNEZ. Poeta
     

CIMERA ENCENDIDA

Cimera Encendida: Testimonio de amor al sagrado monumento, pero también de sabiduría vital y precisión en el arte de mirar y de sentir. El poemario –con esa sobria y sabrosa portada- introduce en un mundo histérico de ensoñaciones y trascendencias. Es una felicidad para mi sobrevolar la Alhambra en las alas de tan sorprendente libro. Cuánta vivencia comprimida en sus versos contenidos y perfectos.

ANTONIO ENRIQUE, Poeta, Académico de la de BB.LL. de Granada


El libro tiene toda esa belleza y ese misterio que envuelven la ciudad y es un bellísimo murmullo que situar junto al de sus canales y sus fuentes. Un libro hondo y palpitante sobre Granada..

Enrique Barrero Rodríguez. Poeta

EN LOS SENDEROS DEL BOSQUE



Esta poesía – lírica y visual- dignifica un género tan difícil (algunos se equivocan) como es el haiku, que nos llegó desde Oriente y ya lo utilizaron maestros como Juan Ramón, Machado o el admirado y originalísimo Carlos Edmundo de Ory…. Basallote borda esta sencilla-difícil poesía, por su brevedad le da claridad y sencillez –esto era lo que pedía Bécquer  para la auténtica poesía, y lo refleja Juan Ramón en la célebre carta que envió a su editor para su Segunda Antolojía poética (Madrid-Barcelona.Espasa-Calpe, 1920).  



En los senderos del bosque encontramos esa poesía de verdad : Poesía salida del alma, poesía que se adorna con el color, grato, amable, de originales acuarelas que le dan una mayor cobertura y placidez para leerla… Se palpa el color y se escuchan hasta los ruidos de la lluvia o el relámpago o el crujido de una caña, junto al río…





DANIEL PINEDA, Poeta, Academico de las RR.AA. de Sevilla, Córdoba Cádiz y Málaga.  



Por sólo el haiku: “ensimismado/ el cisne sólo existe/ en su reflejo” mereciera En los senderos del bosque haberse publicado… verdadera habilidad para este género, para el que se precisa concentración y buen tino, como el milenario arte del tiro con arco. Libro muy fresco, muy vibrante, que da una enorme  paz a la mente y los sentidos. Por otra parte las acuarelas son sencillamente deliciosas, exquisitas. Y el prólogo de Cózar, perfecto.



ANTONIO ENRIQUE, Poeta, Académico de la de BB.LL. de Granada

NATURALEZAS MUERTAS

                 
…ahonda en la poética de la memoria, en el ubi sunt. La luz sigue presente en los versos, …, es lo único que existe y lo que nos salva. Ha hecho una nueva y siempre renovada recreación de la memoria, salvando del olvido  sentimientos y los de muchos de s generación (ese paso de la soga al nilón, como dice, es tan simbólico). Ha dado nueva luz a los lugares de la infancia, dotándolos de universalidad con su buen hacer..

JOSE CENIZO
UNIVERSIDAD DE SEVILLA

  Con Naturalezas muertas, editado el presente año 2009 por la Sociedad Vejeriega de Amigos del País, Basallote consigue urdir un poemario a manera de memorial de ausencias lastimadas,  en el que se va destilando gota a gota todo el poso del recuerdo embridado siempre por la presencia poderosa y reminiscente de la nostalgia. A lo largo de las páginas que componen este libro y en el versolibrismo de Basallote, nunca reñido con el atento cuidado del ritmo, van desfilando los reflejos perdidos y evocados de la luz y el calor misterioso del agua que arraigaba la infancia perdida en los secretos profundos de la tierra, esa tierra andaluza de cal, blancura y claridad cuyas viejas calles y cuyo trazado casi alquímico de ocultos signos escondidos alumbraron los primeros años de vida del poeta y propiciaron su asombro primero frente al mundo. Paseo las viejas calles/de la infancia y acaricio/el tiempo detenido, escribe Basallote, y sus Naturalezas muertas, entre grutas de zarzas y cañaverales y la caricia fresca y cantarina del agua hasta el brinco de espuma de su salto, consiguen transmitirnos, lejos de cuanto el breve título de la obra alcanza a evocar, luminosas ráfagas de vida palpitante más allá de los escombros que vierte inevitablemente el tiempo sobre los sueños, porque con Naturalezas muertas consigue Basallote iluminar en el penumbroso contraluz del presente una hermosa y delicada Arcadia en la que todo lo perdido en la fiera batalla del tiempo queda salvado por el don poderoso de la memoria.

ENRIQUE BARRERO RODIGUEZ
POETA
Suplemento Cultural  "La Opinión de Tenerife"

CARTA DE ROGELIO REYES SOBRE NATURALEZAS MUERTAS
Sevilla, 9, julio, 2009-07-15


Querido Paco:

Con más retraso del debido me he puesto a leer tu “Naturalezas muertas”, otro “inventario de pérdidas” excelentemente resuelto. “Se canta lo que se pierde”, y tú caminas una y otra vez a la caza no de un tiempo ya imposible sino de tu propia conciencia. Todo verdadero poeta lo es de un solo tema, y tú mantienes el concepto y depuras más y mejor tu lenguaje.

Eso lo voy notando en tus sucesivos textos, porque al fin y al cabo la poesía no es otra cosa que lenguaje. Me gustan algunos de los finales de tus poemas, donde se sustancia el mensaje y se reformula con sintagmas a veces inesperados, originales, como quiebros expresivos que nos sorprenden. Algunas veces por su misma ironía, o por su desbordado coloquialismo

Enhorabuena, y sigue buceando en el lenguaje porque el mundo poético ya lo tienes

Con un fuerte abrazo

Rogelio.  


Rogelio Reyes Cano, es Catedrático de Literatura española en la Universidad de Sevilla.
Director de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras y Académico de la Academia Granadina de Buenas Letras.


ESTIRPE DEL AZAR
. El poeta Basallote, es en esencia un poeta de la luz, y en ese afán no descansa por “esmerilar las sombras del tiempo”. En palabras de don Juan M Vázquez Sentí, Francisco Basallote es un poeta de tradición arábigo-andaluza: la nostalgia, la sensualidad, los pequeños detalles, la sutileza y el refinamiento, la hondura de nuestra tierra.
Estirpe del azar, está dividido en dos partes: espacio primero, y sombra adivinada, haciendo un total de 66 poemas. La poesía de Basallote siempre me encuentra: sus versos a menudo genesíacos, reverentes, memoriosos, permiten un viaje hacia el albor del cierzo.
Alzo, pues, mi copa anticipada por el advenimiento de este libro. En algún tren de jazmines amanecidos, la tierra nos salude encumbrada de luceros. El territorio siempre fecundo de la memoria. El árbol de la caligrafía como un pájaro el aire…Salud!
André Cruchaga .Barataria, 22.XII.2009

Es un libro muy sugerente, sorprendente, deslumbrante. Si en "Espacio primero" nos sorprende y deslumbra la luz de Vejer irrecuperable, la nostalgia luminosa de la  infancia y adolescencia, el fulgor de la cal de las casa del pueblo; en "Sombra adivinada" también nos sorprende y deslumbra -qué paradoja- el oscuro recuerdo, la sombría memoria de las noches de otoño y de invierno, precursores de la muerte y de la nada.

 Víctor Jiménez


SÓLO TIEMPO


 . Has dado en el clavo: literatura y pintura inseparables en el caso del hayku, más ese otro factor esencial, la transparencia. La transparencia es el tiempo, porque así como el tiempo pone distancia, la transparencia dota a la línea y al color de la evanescencia del paso del tiempo. Son de una belleza primorosa cada trébol de versos. Y son, cada lámina, una meditación resuelta en cada poema. No es posible más insinuación, más sugerencia en tanta brevedad de trazos y concisión de palabras.  

ANTONIO ENRIQUE   9/06/2010

SOLO QUEDA LA NOCHE     VII PREMIO NOCHES DEL BARATILLO , SEVILLA, 2011

Es Francisco Basallote un poeta afable y trabajador, al que gusta poco de las modas efímeras y de los malos modos, como tampoco le agrada la mayoría de las corrientes que nacen hoy para morir mañana, ni desde luego esa poesía revestida de adornos y estridencias. Para este poeta, el silencio tiene la misma fuerza que el grito callado. Y la esencia de la idea y la palabra, más que lo superfluo.  Y sí abraza la pura y rotunda belleza escondida en la luz. La luz quintaesenciada, con ecos internos que dan cohesión al pleno logro de una voz y de un mundo propios. Cito, del poema V de “Solo queda la noche,” “Purifica de sombras / la noche de mi corazón / que estrellas de tu cielo / tracen mis rutas / de libertad”. Versos, la mayoría de arte menor, que llevan la pureza en su propia esencia, en sus pocas pero bellas y profundas palabras.

 En SOLO QUEDA LA NOCHE la mayoría son poemas cortos, como decíamos al principio, desnudos de adornos y estridencias. La suya es una voz muy personal, de tono intimista, pegado siempre a la grandeza de la luz, con un lenguaje próximo a lo cotidiano, hecho siempre con la palabra rigurosa y exacta de “Siempre queda  la noche”.


 MANUEL SENRA

QUEDA LA LUZ

   Queda la luz, que, haciendo honor al título, me iluminó la tarde. Portentosa, sencillamente, esa mezcla de haiku, casi flexibles, de puro estilizados, e imágenes bellísimas. Decir que has apostado por la belleza, queda bastante corto, pues, siguiendo este lúdico símil, mejor sería afirmar que has hecho saltar la banca y te has llevado al papel la luz, el color, la palabra, en plena armonía.

Nada sobra, nada falta, allí donde una leve pincelada, una mancha mágicamente viva, un latido hecho línea, erigen un paisaje -¿exterior?, ¿interior?- que la delicadeza del poema transfigura en espíritu.

DOMINGO F. FAÍLDE

EL CÍRCULO DE BARRO



EL CÍRCULO DE BARRO donde, una vez más, rinde  homenaje a su querido Vejer.Recorre, paso a paso,su historia de siglos y diferentes culturas para reflexionar, con sabiduría poética y humana, sobre el origen y el fin, la creación y la destrucción, la realidad y el misterio, la música y la poesía, la filosofía y la misma historia, la tristeza y la esperanza, el azar y el tiempo... Sí, un recorrido circular por el tiempo antes del caos, pero un recorrido guiado por unos versos tan hondos como deslumbrantes. Sólo hay que recordar los últimos versos de la Coda, que dan sentido a todo el poemario:"Todo ha vuelto a la tierra,/al eterno sueño del barro/donde quizás el tiempo,/por un azar, de nuevo eleve/este cieno en altivas olas". Magistrales.

VICTOR JIMENEZ



                "La tierra ya / es tan solo el paisaje, / ni siquiera nostalgia / o reducto de la memoria / del tacto, / donde habiten / las caricias del barro / los labios de cristal del agua". El espacio de luz alinea las coordenadas para no remitir de su canto henchido de transparencia. Ahí se halla el intermedio exacto, pulido, acendrado. La poesía nutre la mirada contemplativa de Francisco Basallote. La inunda de la textura que, tras el reposo y la reflexión, sintetiza, a modo de una estela de mosaico, y completa con matices y brillos que hieren de belleza. En la recientísima obra "El círculo de barro", Vejer de la Frontera, localidad de su nacimiento, asciende desde el crepúsculo, "Qué suave el barro / en las manos del tiempo, / sobre su dorso el aire / y la caricia de las aguas"  al cenit, "Ha perdido la piedra / / los siglos de cal, / mano /  sobre mano / caricia / de la humildad de un pueblo / otra vez engañada / por el poder, / ahora / el del consumo", en un canto que abraza la memoria del tiempo y abunda en la levedad del tránsito intemporal de ésta. Y, con ella, la huella del hombre como estigma indisoluble de su incierto futuro.
Pedro L.Ibáñez
Poeta, crítico.


EN EL CORAZÓN DEL SIGNO. I PREMIO HOJAS DE BOHEMIA.   JEREZ DE LA FRONTERA


Aristócrata y sacerdote del signo.  En el corazón del signo,  es un avidísimo manual de interpretación de mensajes rupestres, jeroglíficos, claves. El que sepa leer lo que se oculta tras el velo mistérico de la poesía   podrá llegar a interpretar la historia si la lee con la mismísima inteligencia, con idéntica transparencia visual, con la parte heredada de unos seres cuya memoria está oculta en nuestra sangre. … Era un trazo alquímico, el manejo perfecto de la totalidad para ir desnudándola y dejando tan sólo lo que fue, lo que es, lo que será, porque en las manos de este autor cualquier ciudad se puede convertir en una recta sola, en una sola voz, en una ligerísima palabra que, uniéndose a las otras, nos va dando el concepto de lo que ha sido el paso de los tiempos, de lo que es la historia, de lo que será el final de todo, en pro de convertirse en la luz, de volver a ser ella, de vivir el más desnudo y vítreo mundo de los sueños.

DOLORS ALBEROLA



Francisco Basallote emplaza su discurso allí donde la esencia de la palabra escrita se funde con los trazos de la pintura y, entrando a saco en el territorio de los significados, aún va más allá, descomponiendo el átomo de la expresión comunicativa y extrayendo de su arquitectura lo más elemental, sencillo y puro de todos los lenguajes: el signo. Con las palabras justas y perfectas, con la música imprescindible, con la armonía traslúcida de quien, también maestro en el arte del haiku, ha aprendido a auscultar la realidad y fundir en apenas una frase los guiños misteriosos de la naturaleza y el natural misterio que se desprende de la hermosura. El poeta sustenta su obra   en dos pilares fundamentales, la contemplación y la reflexión, se sumerge en lo oscuro para encontrar la luz

 DOMINGO F. FAÍLDE

Es esta   una poesía esencial, reveladora, que viaja en el tiempo buscando el origen del lenguaje. Un viaje por distintos continentes y distintas culturas. Poemas donde late la historia, el sueño, el tiempo -siempre el tiempo- entre lo fugaz y lo inolvidable. Poesía que, mediante el trazo, la línea, la sombra, la perspectiva, la caligrafía, el color..., ahonda en la esencia, en el corazón del lenguaje primigenio. Y todo en versos memorables en los que sobresalen, iluminadoras, magníficas metáforas visionarias. Versos donde la luz, la luz del signo, nos descubre un mundo nuevo.

VICTOR JIMENEZ

 “Leo “En el corazón del signo” de Francisco Basallote,  de inmediato me ha atrapado como sucede con todos sus libros de poesía Tiene el don de la sencillez profunda, para adentrarse en el verdadero sentido de la poesía, con esa peculiar avidez suya de revelarnos “los signos del mundo”.”
ANDRES CRUCHAGA
Poeta y Crítico
SAN SALVADOR

Francisco Basallote ofrece al viejo mundo de la poesía, con su obra En el corazón del signo, la grandeza de su psique, de su poder creativo y de su sensibilidad extrema al darle aliento y vida y sentido a  los bellos poemas de esta obra, que permiten dilucidar las distintas “edades de oro” del hombre, signo de sacralidad, en medio un mundo que intenta frenéticamente, sin resultado, la cuadratura del círculo, la aniquilación de la bondad y el descoloramiento de los incontables signos primaverales. La poesía de Basallote “es justamente, refiere Tomás Segovia, esa cosa milagrosa de llegar a la sabiduría. Lo que siempre me ha deslumbrado de la poesía es que cuando ya no era joven y escribía un poema, yo sabía que no era tan sabio como mi poema. Es la poesía la que es sabia. Es lo milagroso. La tentativa del poeta es producir algo que le asombre a sí mismo. Es un parto”.
 En el corazón del signo su autor teje sus versos, desde el conocimiento y la belleza del lenguaje preciso, transparente y rítmico, con sueños y emotividades, que engalanan el orbe semiótico y, al mismo tiempo, engrandecen el bagaje del lector, mientras éste se adentra por los entresijos de una aventura toda intensidad, pasión y misterio. En el corazón del signo es, pues, una colección de perlas que ya pertenece al cosmos de lo inmortal.

Carlos Benítez Villodres


AGUJA DE MAREAR                                                                                    PREMIO JUAN ALCAIDE


Esta "Aguja de marear" rebasa en muchos puntos al resto de su obra. Y si ésta era hermosa –lo es- y esplende el rigor estético de su lenguaje y composición, acaba  de inaugurar una etapa, de abrir un sendero, de asegurar el triunfo de la luz, ensanchando su voz al reforzarla con una dimensión metafísica de hondo calado cuanto de pura, limpia y expresiva esencialidad. Desciende  a la vida y sus vaivenes para tomar impulso y remontar el vuelo, cuidando en todo caso de dejar" el poema inacabado en su incertidumbre", para aplazar la muerte. Un libro, en fin, bellísimo, prometedor de nuevas singladuras, que esperamos con complacencia.

DOMINGO F. FAÍLDE

Me deja esa sensación del “hombre sabio” (cuando digo sabio hablo de esa sabiduría especial del hombre que busca en su interior) que va andando su camino consciente de que en el camino la luz apenas da para ver más allá del paso que se está dando en cada momento, por mucho que se intuya, se crea o se sienta ese algo más, o ese más allá.

Como siempre una poesía culta con un mensaje que transciende y que resulta un placer poder leer.

ALICIA DE MIGUEL





INDAGACIÓN DEL ALBA                                                    PREMIO PACO MOLLÁ
                    

El lector escucha con los versos de “Indagación del alba” la voz de un poeta que, al estilo de los haikus, trata de describir de forma breve y sencilla una escena de la vida cotidiana para despertar su sensibilidad y poder vivir una experiencia nueva a partir de cualquier situación ya conocida. Francisco Basallote desea hacer confluir lo eterno con lo instantáneo utilizando un estilo descriptivo y naturalista, como un observador que pinta la poesía para humanizar cada palabra y deleitar a quien desee leer este poemario.

ROSA FRANCÉS REQUENA  (Miembro del jurado del Premio Paco Mollá)


Indagación del alba es un portento y estoy por afirmar que se trata del mejor de los libros de F.Basallote. La concepción del mundo que trasluce posee el rigor de la arquitectura y la levedad de los ojos que contemplan su fábrica, mientras el caudal del lenguaje, en una sorprendente paradoja, rompe cauces y formas para plegarse, al fin, ya a sus anchas, en una prosa limpia, precisa, que escala los torrentes de la imaginación. ¡Qué lujo, las palabras! Ese vocabulario, que incide en los exquisito, sin por ello perder su textura cordial, confidencial incluso, poniendo nombres, adjetivos, verbos, sintaxis, al discurso interior de un poeta que se hace preguntas continuamente, cuya respuesta –imposible, él lo sabe- no es sino el resplandor, la promesa de un día aún no amanecido y la certeza, subsidiaria del sueño, de su luz cegadora.

DOMINGO F. FAÍLDE

GOTAS DE LLUVIA


  Más íntimo y desnudo, Gotas de lluvia aporta la delicia de las primeras lluvias otoñales, cuando la luz intensa del estío inicia su declive y el poeta, tras los cristales, contempla el mundo a través de la lente que el agua interpone, de modo que la retina percibe la realidad bajo el prisma de la melancolía. Y, sin embargo, no hay romanticismo en unos versos que apacienta la reflexión, clara también, serena desde luego, en los umbrales de la sabiduría.

DOMINGO F. FAÍLDE


LA  SOMBRA DE EUCLIDES   I PREMIO INTERNACIONAL “SOLEDAD SONORA”


“La sombra de Euclides” enarbola el fulgor del verbo de la luz y sus sendas de claridad para atravesar las transparencias del espacio y el tiempo. La luz refulge sin fronteras tras hendir las sombras de superficies y planos para sentirla como se siente la vida. El desnudo esplendor de la cal y el cielo, el vibrar del aire, la lluvia, la rosa y el tacto son aprehendidos en su primer origen y destilados hasta eternizar su instante exacto en ámbito feliz. La memoria encendida revive el encuentro consigo mismo, con la geometría intacta del pueblo e infancia, con el color pleno de las estaciones y los meses que arden amorosamente en enigma desvelado. El espacio se transmuta en nítida claridad en que flamea la realidad de lo palpable, la nostalgia de la inocencia infantil, los signos inmutables de la tierra y la sangre, junto con la latencia del vendaval. Paisajes y tiempos externos e interiores se integran, así, con palabra intensamente honda y, a la vez, serena que fluye en el azul de la sombra y la blancura de la calle de estos bellos versos de viva luz.


FRANCICO PEÑAS-BERMEJO ( Presidente de Spanish Professionals Inc. ,ALDEEU, Universidad de Dayton. Miembro del Jurado del Premio.)






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada