viernes, 11 de enero de 2013

OPINIONES SOBRE MI POESÍA-X



EN LOS LINDEROS DEL BOSQUE
FRANCISCO VÉLEZ NIETO









Poeta sólido, manantial que no cesa y pintor de acuarelas, Francisco Basallote no es la primera vez que aparece en nuestro Papel Literario, con una reseña sobre sus muchos libros y también por su agudo ejercicio de crítica poética dedicada a otros poetas. Y que la musa no le falte. Poeta de constante creatividad nos llega ahora con un juego de ritmo y color, poesía y pintura, por un bosque lleno de senderos y versos con tonalidades donde “La luz desciende / en esplendor dorado, / bosque encendido”.



Como señala en el prólogo de este  libro Rafael de Cózar, Francisco Basallote es un poeta que además de una ordenada y sólida trayectoria como estudioso, con este poemario confirma de nuevo ese juego equilibrado y armonioso que el creador domina con conocimiento y sensibilidad  mezclando paisaje y poesía, en este caso con el haiku y la acuarela en una envolvente armonía de un mínimo lenguaje descriptivo: “Canta el gallo, / revuelo en el corral, / amanecida”, tres simples versos para anunciar y darle vida al día que llega, porque “Entre los árboles / los oscuros senderos / ¡salta la sombra!.



Y a medida que se adentra en el libro se va confirmando esa astucia y capacidad en la poesía de Francisco Basallote, donde la luz, el color y la armonía de la naturaleza arquitectónica queda, porque “El viento mueve / las hojas de la palmera / y su sombra” igual que cuado se produce un alboroto que “Arrecia el viento, / revuelo de papeles / en la plazuela”  repitiéndose “Una y otra vez, / en la contraventana / toques del viento” Exacta estas dos muestras del aire o el viento por medio de la sencillez expresiva.



Y desde dicha panorámica poética llega “Sobre los árboles / el rojo encendido / de los crepúsculos” Se ha puesto el sol, queda pues “El árbol solo. / Yo le hago compañía / cuando atardece” Síntesis armónica en la descripción de la belleza donde el poeta alcanza una total nitidez expresiva  con un alto sentido de la agudeza en el verso corto, veamos este desnudo dibujo por medio de los versos y los colores donde se refleja la llegada del otoño: “Gamas de rojo / en los claros del bosque, / tarde de octubre” y como un balanceo suave “Muy lentamente / desnuda el frío / a toda la arboleda”



Y en el mar “Vuelan las nubes, / sobre las aguas del mar / una goleta” y “sobre el trinquete / el rostro de la luna, / ¡una guirnalda! Mientras que “Sobre la arena, / hasta que llega la ola, / unas pisadas” y “En los ramajes / un anzuelo enredado, / carpa en el agua” Con este ritmo armónico repleto de sencillez va dibujando el poeta ese exacto juego de tonos y versos con los que engarza este juego de acuarelas y poesía con límpida desnudez de la palabra poética.







Papel-Literario, 14/11/2008


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada