miércoles, 9 de enero de 2013

OPINIONES SOBRE MI POESÍA-VII



Un poeta del tiempo y del espacio recobrados

por José Cenizo Jiménez










            Francisco Basallote (Vejer de la Frontera, Cádiz, 1941) es aparejador y poeta. Es autor de varios libros de poesía, que ahora antologa en su última iniciativa, Elemental memoria, obra centrada en sus libros y poemas basados en la visión y recuerdo de la geografía arquitectónica y humana de su pueblo natal, Vejer de la Frontera (Cádiz).

         Observamos poemas del libro Frontera del aire (Vejer, 1988). Aquí la arquitectura y la geología de Vejer es el pretexto o motivo de su propia biografía. Presenta un lenguaje cuidado y de vuelo metafórico, lleno de símiles e imágenes. Basallote crea un diálogo hombre-marco físico, en alas del tiempo y del recuerdo, con poética evocación de lugares y vivencias. “Arco de la villa”, “En la puerta cerrada evocas una infancia” o “Barranco” son muestras de cómo la poesía, aun partiendo de lo concreto (lugares de Vejer, su pueblo), es universal por el acento y la intensión afectiva: “Qué fácil despeñarse / abandonado a la llamada de la Tierra, / como sueño / uncido a su ineludible fin. // Qué mejor vértigo / que la ciega obediencia / a esta sima, / roca abierta / en labios insinuantes, / como sediento vórtice / que en el poniente / extingue fulgores / en exacta victoria / del destino. // Qué fácil, / rodar o morir / en nuestra propia sima”.

         Retorno a Mellaria (Vejer, 1999) es el regreso a sí mismo a partir de la vuelta a su pueblo natal, Vejer de la Frontera, en un paraíso de luz y sierra de la provincia de Cádiz. Espacio y tiempo una vez más como ejes temáticos y sentimentales. Abunda el tono elegíaco, como de nostalgia; así en “Retorno a Mellaria”: “Con las pupilas llenas de recuerdos, / oliendo el aroma de la celinda / en los patios nunca olvidados, / con la punzante carga de mis sombras / ansiosas de tu blanquísima luz / y el corazón oprimido por el llanto / por la ausencia de quienes de su sangre / hicieran río para mi destino; / regreso a ti, ciudad de mi niñez / (...)”.

         La siguiente obra antologada es En las colinas de Bashir (Vejer, 2001), guía física y humana de Vejer, donde la vemos como “ciudad real y, a la vez, mítica”. Insiste en lo que venimos comentando. Con la excusa de los lugares -Vejer, Cartuja- Basallote va recreando su propia vida y exponiendo sus ideales y preocupaciones. Así aparecen el paso del tiempo, la infancia, la memoria, la muerte, el desengaño, y aquí también el amor, amor a un pueblo y sus lugares donde puso y pone el corazón. Surge así el lenguaje amoroso, como en la sensual y entregada “Un cíngulo de seda” (p. 17) -“Un cíngulo de seda / sobre la roca / es el vestigio de mis pasos / en tu cintura / estremecida / por mi nostalgia. / (...)”-.

    La obra siguiente es Cuaderno de Buenavista (col. Envés, Vejer de la Frontera, Cádiz, 2003), cuyo pilar creativo es el recuerdo y la memoria. Luz, sombra, niño o recuerdo son palabras que aparecen entre los rincones de esta obra, empapada de nostalgia: “Impón tus manos / sobre mi vientre / como aquellos días perdidos / en que tus largos dedos, / ungidos de aceite / posaban su sabiduría / sobre mi cuerpo, / y cúrame este mal / de la nostalgia”       

         Por último, Palimpsesto de plazuela (Vejer, 2004), otra rememoración de los lugares de su pueblo, allá donde queda no el olvido, sino la más poética memoria: “Tú eres el centro, / sobre ti se escribe la Historia”.  Y es que la mirada no ha dejado en Basallote de ser, como en los buenos poetas, notario de la memoria: “Eras los ojos / y la memoria, / la médula de la verdad. / (...) Mucho hemos perdido en tu ausencia, / déjanos por lo menos la memoria”. Memoria y poesía, Vejer eternizado, tiempo recobrado: Basallote, poeta del espacio y del tiempo.  Hermosa y elemental memoria.

José Cenizo. Papel-Literario

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada