martes, 1 de enero de 2013

BREVE ANTOLOGÍA -V



PARA EL IDILIO


Ya es Primavera
para el idilio.

Te vestirá de verde
y el viento
moldeará tu talle,
senos de la mies,
dulces olas fecundas
para ser coronadas
suavemente
por este barco de cal.

© F.Basallote. FRONTERA DEL AIRE. 1988


ALCÁZAR

De plata,
castillo de las nubes.
Ah, fortaleza efímera.
Metal de sueños
desleído en el éter de la sombra
o señuelo con que el vivir
construye arquitecturas falaces.

De plata,
sí, materia astral;
pero inaprensible fulgor,
al borde del tiempo
como plano refringente
tras cuya aduana
quiebra la luz.


Solo  águilas de sol te anidan,
solo en tu ola
la espuma del deseo
eleva su arrogancia,
dulce victoria de tus brazos,
ilusión, castillo, nube...

Alta, siempre arriba,
para que ascenderte
sea el premio de la espera.

© F.Basallote. FRONTERA DEL AIRE. 1988





EN LA PUERTA CERRADA EVOCAS UNA INFANCIA

Si como un reptil
se te enrosca la emoción
al árbol de las lágrimas
al poner los pies en este umbral,
no lo hagas porque evoques
los días del limbo,
hazlo precisamente
porque es triste
que el único destino de las puertas
sea cerrarlas...

© F.Basallote. FRONTERA DEL AIRE. 1988



CORREDERA

Arcángeles azules
en alazanes de viento,
ejército de luz
bajo los muros.

Detrás,
con displicencia
de vaho y sombra,
late la piedra
en su blancura,
espectadora ciudadela
en el torneo
entre el ejército del sol
y el del olvido.

© F.Basallote. FRONTERA DEL AIRE. 1988


CALLEJÓN DEL FUEGO

Te nombra
el fuego más antiguo
con el que la cal
sonríe
y en equilibrios de alquimia
muda
su frialdad de máscara
por el incandescente
alarido
de un geranio.

© F.Basallote. FRONTERA DEL AIRE. 1988


PLAZUELA

Ni plaza,
solo un  cruce
en el laberinto en que te buscas,
rellano en la escalera de subirte,
Vejer arriba, más aún,
mas allá de los signos del recuerdo
aureolado en estas piedras,
compás de S.Francisco,
parada y fonda.

Qué silencios,
- voz de ceniza -
pregonan en ti
el terror oculto, el gozo olvidado,
la estéril  vanidad,
el hambre y toda sus liturgias,
las interminables ambiciones...

Ni plaza.

Portillo o gárgola
por donde el tiempo escupe
la gran miseria de ser hombres,
memoria colectiva
que alguien define como Historia,
plazuela solamente.

© F.Basallote. FRONTERA DEL AIRE. 1988




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada