martes, 1 de enero de 2013

LA PREMONICIÓN DE JAVIER EGEA













LA PREMONICIÓN DE JAVIER EGEA

Sólo los poetas tienen la capacidad de ver en la oscuridad, como Homero, y sólo los poetas tienen la voz suficiente para decir – como los niños y los locos- la verdad. Pero es más, tienen el don de la clarividencia , que en el caso de las Coplas a Carmen Romero , de Javier Egea, viene acompañada del caldo magmático de una conciencia social inmutable, crítica a lo que los puros del momento llamaron la traición a las esperanzas del pueblo español o de la izquierda española del momento.

Y si la Historia se repite, generalmente cuando lo hace es con ampliación y desgarro, cuando no mofa de todos nosotros. Hoy aquellas Coplas a Carmen Romero  tienen el mal sabor de lo ya dicho, es como un regurgitar amargo de lo que entonces se decía.  Lamentablemente no tenemos un Javier Egea que escriba hoy unas Coplas, que como está la cosa no tendrían ningún efecto, estando como está todo el pescado vendido.
Habría que ver lo que escribiría el poeta granadino con lo que está cayendo y sobre todo con lo que aún tiene que caer.


Coplas de Carmen Romero
Díselo, Carmen Romero,
dile que estamos aquí,
que él parece estar allí
y es aquí donde lo espero;
dile que ningún obrero
entiende que un presidente
mande guardias a su gente
en vez de mandar trabajo,
dile que va cuesta abajo
frente a la Cuesta de Enero,
díselo, Carmen Romero.

Dile que están encendidos
los faros de un pueblo oscuro,
dile que mire al futuro,
no a los Estados Unidos;
dile que estamos perdidos
en medio del capital,
que una rosa sin rosal
naufraga en las oficinas
dile que por las esquinas
anda el sueño prisionero,
díselo, Carmen Romero.
Dile tú, Primera Dama,
cuando hagas su equipaje,
que a veces también viajé
por los campos de Ketama
y dile, cuando la cama
anula la presidencia
y el amor dicta sentencia
contra todos los misiles,
que aún florecen a miles
banderas del sueño obrero,
díselo, Carmen Romero.
Javier Egea, Contra la soledad (edición de Pedro Ruiz Pérez), Barcelona: DVD, 2002, página74 .

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada