martes, 1 de enero de 2013

BREVE ANTOLOGÍA -IX



TAN SÓLO BRUCKNER
cuando atardece.

No existes,
ni aun la noche presentida
que me devora,
tan sólo Bruckner
y su Sinfonía número cuatro,
Romántica.

©F.Basallote. CALENDARIO MANUSCRITO. 2007

DE TERCIOPELO
el antifaz
sobre la máscara,
así el engaño es doble
y si una mentira hiere
a la otra resta
la suavidad del tacto.

©F.Basallote. CALENDARIO MANUSCRITO. 2007

EN EL CRECIENTE
de Piscis,
                 el agua lustral
de la lluvia:
pureza de la nada,
la desnudez
hacia la iniciación
del nuevo tiempo.

©F.Basallote. CALENDARIO MANUSCRITO. 2007

DE NUEVO ABRIL,
de él te vistes de luz,
tan intensa y tan breve
que brillas
tan sólo un instante,
fugaz 
estrella sin destino.

©F.Basallote. CALENDARIO MANUSCRITO. 2007


VIMOS BROTAR
la sangre del hibisco,
la sangre
en cálices abiertos
que volveremos a beber
en el recuerdo
de esta tarde de mayo
al pie de los magnolios
y del silencio.

©F.Basallote. CALENDARIO MANUSCRITO. 2007

 DESNUDA EL ALABASTRO
la trama de su urdimbre:
serpientes de negrura
tejidas con la sangre
arborescente de oligistos
y celajes de niebla.

En el trasluz,
impura, su belleza.

©F.Basallote. CALENDARIO MANUSCRITO. 2007

EN LA CLARIDAD DE LA ARENA
el silente abrazo de la mar,
ni ola, una suave seda azul
sin tiempo, lenta, muere
en la sed de los últimos guijarros,
 mientras, caminas
rodeado de luz,
hacia tu oscura tierra.

©F.Basallote. CALENDARIO MANUSCRITO. 2007

LA MISMA ESPUMA
del sol en los castillos del viento;
pero vibra un extraño celaje
en el seno del aire
que altera los ritmos antiguos
escritos en la  piedra.

En la blancura de las bóvedas
olvidos de cal-

©F.Basallote. CALENDARIO MANUSCRITO. 2007

EN SU EBRIEDAD 
el verde resplandor
de cataratas de dulzuras.

Prestas las cráteras
a la erupción de sus volcanes
arderán los sarmientos
en las candelas de Dionisos
mientras brindamos,
conscientes de su pérdida,
por tantas años
que se fueron, aun ardientes.

©F.Basallote. CALENDARIO MANUSCRITO. 2007


EN EL ESPEJO
plegada a sí
la imagen busca
en su interior
el germen de su dúplica
ante la magia
que anticipa su fin.


©F.Basallote. CALENDARIO MANUSCRITO. 2007

ÉSTE ES EL ÓBOLO DE LA TRISTEZA:
la incertidumbre del crepúsculo,
sólo en la niebla el nácar
borroso de un sol
emerge como un hito
o enseña estéril
cuando todo termina
en el naufragio
de la memoria.

©F.Basallote. CALENDARIO MANUSCRITO. 2007





AL HOJEAR UN LIBRO
encuentras una carta
antigua que, de pronto,
te devuelve a un tiempo pasado,
fragmentos de tu vida
que, fosilizados,
reincorporas a tu historia,
expuestos nuevamente
al viento del olvido.

©F.Basallote. CALENDARIO MANUSCRITO. 2007




QASBA

El 15 de agosto de 1238 subió a Al-Hamra; la examinó, marcó los cimientos de la fortaleza….
ANONIMO DE MADRID Y COPENHAGUE.  

En la vieja alcazaba
mi mano,
            la diestra de Al-Ahmar,
levantó muros
                         y torres quebradas.

Fortalecí el alcázar rojo
con el aliento de la sangre
derramada y edifiqué mi palacio
sobre la ciudad,
                        como nube
que la cubriera.

Y encendí todas las antorchas.

©F.Basallote . CIMERA ENCENDIDA.



PASAJES  DE FUEGO


Desde el Albaicín


Ante mi, prendida muralla,
reverbera tu luz; el fuego
devasta los antiguos esquemas
con sus labios, deseo
es el nombre  de la desolación
y el holocausto.

 Qué hay tras las oscuras
palabras reescritas
por el destino
tras la grácil silueta
del ciprés y la dócil
materia de los mirtos,

Qué historia será escrita
en estos pasajes de fuego.

©F.Basallote . CIMERA ENCENDIDA





BARAKA

Salón de la Barca

Bendición en la espera
y suerte a ti que vienes
a ver las maravillas
de este lugar.

Bendición en el gozo
de sus delicias
y suerte, cuando en el camino,
seas vocero de esta luz.

Bendición para tus ojos
y suerte por tenerlos.

©F.Basallote . CIMERA ENCENDIDA



CELESTE

“ …El que creó siete cielos superpuestos…”. Corán. Sura LXXVII
Salón de Embajadores

Bajo los siete cielos
del  Profeta, el octavo,
azul y aúlico.

Sobre él pisamos
humildes ante el peso
de la belleza
y abrumados por el misterio
permanente de su luz.

©F.Basallote . CIMERA ENCENDIDA


ARMONÍA

Patio de los Arrayanes

He visto el palacio flotante:
los  arcos que brotan del agua
como nenúfares de mármol
las alas de la brisa
detenidas y las almenas de oro
aureoladas de mirto.

En el juego del agua
la armonía del sueño.
©F.Basallote . CIMERA ENCENDIDA



OASIS

Patio de los Leones

Vienes conmigo
al oasis de las altas palmeras
de mármol, al dulce jardín
dorado del  oculto paraíso.

Vienes conmigo
a la alta nube
que en las fauces de mármol
en perlas se derrama.

Ven, recolectemos este esplendor
en nuestros corazones
sea cristal de nuestros ojos
este agua.

©F.Basallote . CIMERA ENCENDIDA




AL-YANNA

¿Por ventura este jardín no nos ofrece una obra cuya hermosura no quiso Dios que tuviese igual?
IBN ZAMRAK. Casida en los bordes de la Fuente de los Leones

En los espejos
de  mármol,
las columnas
del aire,
            sostienen el oro
filtrado de la tarde.

En el murmullo
del agua, las ocultas
sílabas de la magia
tamizan su desvelo
sobre los leones de Judá.

Los altos baldaquines
del paraíso
están dispuestos para el ágape.

Flota en la brisa
el detenido aroma de unos pasos.

©F.Basallote . CIMERA ENCENDIDA



OCÉANO CONMOVIDO

Mirador de Daraxa

Este es el palacio de cristal
dice la bella casida
y replican los aliceres
y los mocárabes
y el tiempo detenido
en esta luz, en este océano
de espumas transparentes
en el que navegamos
perdidos entre sueños.

©F.Basallote . CIMERA ENCENDIDA



TAN SÓLO TIEMPO

Alberca del Partal

Ves cómo el agua
no sólo es música y espejo,
es tiempo que se para
 en nuestros corazones.

No río que nos lleve
al mar de sus designios
de azar o de costumbre.

Aquí, somos el agua
que fluye sobre el olvido,
sobre el espejo de sus sombras,
tan sólo tiempo.

©F.Basallote . CIMERA ENCENDIDA




ESPEJO

Generalife. Patio de la Acequia

En tu espejo me miro
y en el temblor del agua
veo el tiempo olvidado.

En el socaire de tus muros
los pétalos de las magnolias
perfuman el recuerdo
mientras sangra la salvia
en el seno del mirto.

En el tapiz del tacto
mis dedos en tus mármoles.

©F.Basallote . CIMERA ENCENDIDA





LUBRICANES



Te bañas en la aurora
en la desleída blancura
de su luz y es tu piel
estrella de la nieve.

El crepúsculo ciñe
con su oro tu cintura
y en tus senos de miel
es luz tanta dulzura.

©F.Basallote . CIMERA ENCENDIDA




GACELA

Jarrón. Museo de La Alhambra





En el ámbar rizado
de tu dulce curvatura
destila en miel el vértigo
de su ambrosía,
un voluptuoso viento
que en éxtasis limita
el arco de sus pétalos azules
conmovidos en los destellos
de tan inabarcable luz
que en su perfil de estrella
en dulce temblor habita.

©F.Basallote . CIMERA ENCENDIDA





La luz desciende
en esplendor dorado,
bosque encendido

©F.Basallote. EN LOS SENDEROS DEL BOSQUE.2008

El viento pasa
entre los chopos secos,
lo oyes silbar

©F.Basallote. EN LOS SENDEROS DEL BOSQUE.2008


Cruje una caña
en el cañaveral.,
pasa una sombra

©F.Basallote. EN LOS SENDEROS DEL BOSQUE.2008



Oigo silbar
el viento en la arboleda.
Abre el paraguas

©F.Basallote. EN LOS SENDEROS DEL BOSQUE.2008

Conmigo va
a mi compás, mi sombra,
no me abandona

©F.Basallote. EN LOS SENDEROS DEL BOSQUE.2008



En el arcén
una mancha violeta,
florece el cardo

©F.Basallote. EN LOS SENDEROS DEL BOSQUE.2008


Sobre la arena,
hasta que llega la ola,
unas pisadas

©F.Basallote. EN LOS SENDEROS DEL BOSQUE.2008






Entre la cal  y la buganvilla había un espacio de nadie, tan sólo retorcidas radículas y viejas corolas desprendidas en apergaminado papel de seda, alguna lagartija y el brillo de nácar de los caminos de los caracoles…

En ese territorio perdido en la húmeda penumbra, como una retícula de  sueños, un verde y serpenteante sortilegio:  la fila de orugas…

© F.BASALLOTE. ESTIRPE DEL AZAR





En el húmedo aroma de la tierra, el afán de sus caricias,
abrazos de lavanda y manzanilla en la carne dúctil de un niño que ignora el río que lo lleva a un mundo abierto a los sentidos, a una promesa de esplendores, a la vida,

De la piel de la rosa la cátedra del tacto, asignatura del sentir en los escondidos resortes de la luz y en el brillo
triunfal de su tersura.

La sublimación de las manos en el táctil recuerdo de seda de los pétalos.

© F.BASALLOTE. ESTIRPE DEL AZAR




En la celinda el designio de la tarde. Mayo era umbral de las delicias, en el terciopelo de las rosas el tabernáculo del tacto y en la orgía de su color la arquitectura iluminada:
sobre columnas de oro,  bóveda de la  parra y las cúpulas del jazmín y el limonero.

 © F.BASALLOTE. ESTIRPE DEL AZAR



Me asomo al pozo y en su sombra  se refleja una imagen perdida en el tiempo, y  como en aquellos días te pido:

Dame agua fresca
de la tinaja
de tu alacena.

Y en el silencio del patio una sombra me dice:

para siempre
esa agua se fue.

Entonces maldigo la sed que nunca he saciado.

© F.BASALLOTE. ESTIRPE DEL AZAR




La luz de la luna sobre la cal disecciona las sombras como un  afilado bisturí.

No es blancura su seno, es aura de plata en la que renacen los nombres olvidados, los cuerpos sin rostro deslumbrados, las horas detenidas en un reloj blanco…

A la luz de la luna jugábamos…

© F.BASALLOTE. ESTIRPE DEL AZAR



En la cal leyó los signos que nunca olvidaría, estaban escritos en el mismo lenguaje con que el viento acaricia las palmeras y el agua canta lentamente por los caños de verdina, con el mismo idioma de las rosas y el jazmín , las únicas palabras que en el aire suenan con la música y el ritmo de los versos antiguos de  la sangre…

© F.BASALLOTE. ESTIRPE DEL AZAR

Aprendió a interpretar los signos de la piedra, cómo crece la laja con el tiempo y su tacto húmedo y blando se transforma en aristas de cristal, aprendió a leer los indicios en los labios disconformes de las grietas de los muros y a ver en las pilastras la futura humillación de las cornisas.

Molde fue de su sombra tan dorada caliza. 

© F.BASALLOTE. ESTIRPE DEL AZAR



Si pudiera abrir la puerta  que conduce a un niño feliz rodeado de flores y pájaros, en un jardín donde crece el almorajud y el romero y hay frutos de oro y de almíbar, elevado por brazos amantes a la altura de la luz cuyos rayos son aún una dulce nostalgia.

¡Ay! Si pudiera volver a  los días luminosos…

© F.BASALLOTE. ESTIRPE DEL AZAR






ME HE PERDIDO EN TUS CALLES
como si me hubiese perdido
en mi memoria
al buscar las esquinas
del tiempo
                        y,  como si el olvido
hubiese cegado
                        los ríos
de tu luz,
                        lo oscuro me prende.

Sálvame y sálvate del Leviatán.

©F.Basallote. NATURALEZAS MUERTAS. 2009



EN LOS GRANDES CEREMONIALES
litúrgicos y, sobre todo,
en la novena,
era nuestro refugio:
su sillería de caoba
supo de nuestros sueños
mecidos en las fugas
celestiales del organista,
en los crujidos de sus maderas
y en  los asmáticos  soplidos
de sus quebrados tubos.

Recuerdo, al contraluz
del óculo multicolor
en las tardes, verlo surgir
como una mole de madera
y plomo, misteriosa.

Mas un día los mercaderes
entraron en el templo.

Hoy, la huella de su espacio vacío.
entre las góticas columnas,
lo recuerda una vulgar solería
colocada  al través
y las pilastras restauradas.

©F.Basallote. NATURALEZAS MUERTAS. 2009



TRAS LOS POSTIGOS
entornados de agosto
el tintineo de los velones
culebreaba en las tardes
y rasgaba el silencio
con su música de latón.

De todas partes el augurio:
¡El tío del levante!

Ahora gime el viento
la ausencia de su precursor.

©F.Basallote. NATURALEZAS MUERTAS. 2009


DESLUMBRA LA CAL
y seduce su juego
esquivo con la sombra
en ese instante
del mediodía
que ahora tras los años
en tu memoria miro
como si viera la luz
que tu corazón inundaba
y que tus ojos para siempre
aquí dejaron.

Siempre nos queda la luz.

©F.Basallote. NATURALEZAS MUERTAS. 2009


LOS OJOS Y LAS ALIDADAS
de pínulas de Hoefnagle
desde el vértice adecuado:
del fin de Espanna
a Berbería,
siue fretum hercules,
y la ciudad altiva y ensimismada
en el espejo de su roca.

Así durante cinco siglos.

©F.Basallote. NATURALEZAS MUERTAS. 2009


DESDE  HOEFNAGLE A LAURENT
el mismo espacio
y la misma luz
detenida en el tiempo,
las lindes contenidas
del espacio en los ojos
de Dios y de los hombres,
durante siglos.

Mas puede el hombre
aniquilar su historia.

Ha llegado la destrucción
de todos sus linderos:
cimeras de artificios
en el perfil de Buenavista..


©F.Basallote. NATURALEZAS MUERTAS. 2009








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada